Entradas más populares

viernes, 17 de septiembre de 2010

FALLO SOBRE LA MEZQUITADE BABRI




Gobierno indio pide calma
ante próximo fallo sobre la
mezquita de Babri



Nueva Delhi, El Gobierno indio pidió hoy a la ciudadanía que mantenga la "tranquilidad" ante el fallo que emitirá un tribunal el próximo día 24 sobre la mezquita de Babri, cuyo derribo a cargo de integristas hindúes en 1992 desembocó en unos disturbios que costaron la vida a 2.000 personas.
"No debe haber ningún intento de ninguna parte de la población de provocar a otra o permitirse expresiones de emoción que podrían herir los sentimientos de otra gente", urgió el Gabinete al término de una reunión, según un comunicado oficial.
El Tribunal Superior de Allahabad debe fallar, 18 años después del derribo de la mezquita, de quién es la propiedad de las ruinas del templo en la localidad de Ayodhya (estado norteño de Uttar), mezquita para unos y santuario hindú para otros.
El 6 de diciembre de 1992, tras una larga marcha por toda la India, una turba de hinduistas llegó a Ayodhya y destruyó la mezquita de Babri (siglo XVI), levantada según los hindúes sobre el lugar de nacimiento y un antiguo templo de su dios Ram.
Los disturbios que se registraron a continuación en varios puntos de la India dejaron unos 2.000 muertos, uno de los episodios más traumáticos de la historia india reciente, presente en toda discusión sobre la convivencia religiosa en la India.
El Ejecutivo pidió hoy el "máximo respeto" por la sentencia -que puede ser recurrida ante el Tribunal Supremo- pero matizó que las decisiones sobre el futuro de Ayodhya "no necesariamente acaban con esta fallo, a no ser que sea aceptado por todas las partes".
"Hay remedios legales disponibles a los que se puede recurrir", abundó.
El llamamiento del Gobierno llega después de que el Gobierno regional de Uttar haya desplegado a miles de miembros de las fuerzas de seguridad para evitar sucesos violentos cuando tenga lugar la sentencia, según la agencia IANS.
Los jueces de la corte han pedido a las partes que sopesen la posibilidad de alcanzar un acuerdo amistoso de última hora.
A finales de 2009, las heridas de Babri se abrieron de nuevo cuando un informe encargado al juez M.S. Liberhan, 17 años después, acusó a prominentes líderes del principal partido de la oposición, el hinduista Bharatiya Janata Party, y del entramado político-religioso que lo rodea de planear la demolición de la mezquita.
Unas 2.000 personas murieron en los disturbios posteriores, pero el derribo de la mezquita sirvió como pretexto a los terroristas islámicos, que asolaron Bombay por primera vez, en marzo de 1993, con bombas en puntos estratégicos de la ciudad que mataron a 257 personas.
Años después, en febrero de 2002, el incendio de un tren de peregrinos hindúes que volvía de Ayodhya fue el desencadenante de otra masacre de un millar de musulmanes en el estado de Gujarat (oeste)