Entradas más populares

domingo, 4 de abril de 2010

La clase media india florece


La clase media india florece
El auge de un nuevo grupo social cambia el patrón de crecimiento del subcontinente
"Estos son tiempos emocionantes en India. En las últimas dos décadas, los indios de la clase media hemos experimentado el boom: nuestros ingresos y nuestras oportunidades han mejorado". Quien habla es Sanjay Kuksal, el presidente de Synergy Softwares Limited, una empresa de software en la capital del país, Nueva Delhi.
"Son personas que aspiran a una vida mejor y consumen activamente"
Quieren tener hijos bien preparados y con buen inglés
En 2005, la clase media era el 5% de la población; en 2025 llegará al 41%
En 15 años, India será el quinto mercado de consumo mundial
Kuksal es un claro ejemplo de la clase media de India, ese segmento de la población que está en plena explosión: si en 2005 representaba apenas un 5% de la población (50 millones), en 2025 llegará a ser el 41% (583 millones), según el estudio El pájaro de oro: el aumento del mercado de consumo indio, de McKinsey.
Como Kuksal, la mayoría de los indios de clase media viven en las grandes ciudades, sobre todo Nueva Delhi y Bombay. Pero definirlos, como toda definición en India, se complica.
El Consejo Nacional para la Investigación Económica Aplicada (NCAER, por sus siglas en inglés) ha puesto como parámetro que a la clase media pertenecen los hogares con ingresos disponibles reales de entre 200.000 y un millón de rupias anuales (entre 3.310 y 16.550 euros).
Pero, por sí solo, el nivel de ingresos no dice mucho de la clase que está emergiendo en un país históricamente pobre, coinciden los especialistas. "Los ingresos son muy relativos: en India, el coste de la vida es diferente. Con una décima parte de lo que vive un francés, un indio puede darse una vida muy buena", dice Pavan K. Varma, embajador de India en Bután y autor de uno de los libros más reconocidos en el tema, La gran clase media india.
Un grupo de medios de comunicación ha sugerido un criterio basado en el consumo: tener un teléfono, una motocicleta o automóvil y una televisión. Sin embargo, lo que más define a esta nueva clase que está surgiendo en India "es la actitud", dicen algunos especialistas. "Son personas llenas de aspiraciones por tener una vida mejor, que consumen activamente y que han cogido el toro por los cuernos: no esperan a que el Gobierno resuelva sus problemas", define Gurcharan Das, otro de los analistas reconocidos en el tema y consultor del Gobierno y la Industria.
"Cuando tienes un cierto nivel de prosperidad ya no puedes renunciar a él. La ambición de tener algo mejor siempre está ahí", afirma sin reparos Kuksal. Con sus ingresos anuales equivalente a unos 14.000 euros por estar al frente de la firma de software, pertenece a la que se considera clase media-alta: ha comprado con crédito una casa de tres habitaciones y de vez en cuando viaja al extranjero con su esposa y sus dos hijos. Ya tiene un coche, pero quiere comprar un segundo.
Asegura que su principal gasto es la educación de sus niños, de 13 y 7 años. Gasta en promedio el equivalente a entre 100 y 170 euros por mes por hijo entre el pago de la escuela privada en inglés, en clases de idiomas o regularizaciones.
La aspiración de tener hijos bien preparados -y que hablen buen inglés- es una de las principales características de los indios de clase media: hacen un gran esfuerzo para pagarles escuelas privadas o mandarlos a internados con un excelente nivel educativo.
¿Pero en qué sectores trabaja esta clase emergente? Todos los que están en el sector público, como burócratas o banqueros, pertenecen a la clase media. Otros vienen del sector privado, principalmente de los sectores de tecnología, casas de Bolsa, compañías y algunos pequeños empresarios que tienen sus restaurantes, agencias de viajes o fábricas de textiles, asegura Saurabh Mukherjea, de Noble, un banco de inversión especializado en India con sede en Londres.
Por ahora, la clase media es apolítica. Casi no votan porque no creen que el resultado de las elecciones pueda afectar a sus vidas. Tampoco los políticos los toman en cuenta. Pero esta tendencia va a cambiar: al paso al que el grueso de la población se vuelve clase media, los gobernantes tendrán que ponerles más atención y responder más a sus necesidades, como educación, salud e infraestructura, dicen los especialistas.
De seguir con el crecimiento actual de la economía india, los ingresos disponibles promedio de los hogares serán el triple en 2025 (llegando al equivalente a unos 5.277 euros en 2025). E India será el quinto mercado de consumo mundial, tras EE UU, Japón, China y Reino Unido, según las proyecciones de McKensey.
De hecho, los hábitos de consumo ya se están transformando: cada vez menos porcentaje de los gastos en artículos de necesidad y cada vez más en artículos de lujo. "A diferencia de los hábitos de mis padres, yo a veces compro por impulso y cosas que no necesito", cuenta Mayank Kukreti, empleado de HC Ltd, que hace outsourcing en procesos de negocios. Kukreti afirma que, como se prevé de la clase media, gasta cada vez menos porcentaje de sus ingresos en comida y que ahora está ahorrando para comprarse un aire acondicionado y un nuevo ordenador portátil.
Así, con una cada vez más fuerte clase media, "India está convirtiéndose en un enorme mercado que nadie puede ignorar", asegura el autor de La gran clase media india. Además, menciona sus ventajas con respecto a China: tiene un gran mercado interno y una cultura de libre empresa.
En India hay espacio para todo tipo de productos, que deben competir en dos niveles: o ser relativamente baratos o ser de marcas reconocidas internacionalmente, dice el actual embajador en Bután.
Sin embargo, el mercado indio es una inversión a largo plazo. "Lleva tiempo crear una logística, distribución, posicionamiento, pero es una gran oportunidad porque la penetración de productos de consumo es todavía muy pequeña, y la demanda, junto con la clase media, está aumentando a pasos agigantados", asegura Sonal Verma, de la consultora japonesa Nomura. -

Un país partido en dos
La explosión de la clase media en India se centra en las grandes ciudades y es muy baja en las zonas rurales. Hay varias causas que lo justifican: los diferentes tipos de actividad económica -en el campo hay generalmente menos tecnología de la información (TI) y más agricultura, cuya economía crecerá más lento-, menores niveles de educación y algunos factores de demografía como que los hogares están compuestos por más miembros.
En las áreas urbanas se concentran los sectores industrial y de servicios, que serán los principales conductores del crecimiento del PIB en los próximos años, así como la mano de obra cualificada, el capital y la infraestructura para esos sectores.
"Así, la India urbana no sólo conducirá el crecimiento del país, sino que también se beneficiará de él desproporcionadamente, comparando con las áreas rurales", dice McKinsey en su informe. Aunque sólo el 29% de los indios vivían en ciudades en 2005 y todavía para 2023 serán minoría, las metrópolis dominarán el crecimiento en el mercado indio, significando más de dos tercios del incremento de consumo proyectado en los próximos 20 años.
Las áreas rurales no alcanzarán el nivel de ingresos actual de las urbanas hasta dentro de 12 años.
A pesar del boom de la clase media, India sigue siendo un país de desigualdades. "Un tercio de la población, que vive bajo niveles de pobreza extrema, tardará más de 20 años en salir de ella", dice el consultor de Noble. -