Entradas más populares

jueves, 11 de marzo de 2010

RETRATOS DE LA INDIA

RETRATOS DE LA INDIA
"Kunwar Anop Singh de Devgarh a caballo con un halcón", atribuido a Bakhta, 1776, que forma parte de la exposición "El retrato indio 1560-1860" que se inaugura este jueves en la National Portrait Gallery de Londres donde se muestra la rica y compleja historia de la India a partir de 60 retratos pintados durante tres siglos, entre el imperio Mughal del siglo XVI hasta la colonización británica del siglo XIX. - EFE EFE - Londres - 10/03/2010 16:29
Una exposición que se inaugura este jueves en Londres muestra la rica y compleja historia de la India a partir de 60 retratos pintados durante tres siglos, entre el imperio Mughal del siglo XVI hasta la colonización británica del siglo XIX.
Con un estilo propio caracterizado por acuarelas de colores intensos y adornos dorados, los retratos ofrecen además un amplio abanico de influencias procedentes del Imperio Persa, de los reinos musulmanes de Oriente Próximo e incluso de Europa Occidental.
Ordenada cronológicamente, la exposición, en la National Portrait Gallery, arranca con los cuadros creados bajo el Imperio Mughal, caracterizados por pinturas de un protagonismo casi absoluto de las gestas de los emperadores, que aparecen a caballo o sentados en sus tronos.
La pieza más importante de esta etapa -y más grande con casi dos metros de largo- es el retrato del emperador Jahangir, "Jahangir sujetando un globo" (1617), en el que aparece sentado en su trono, de perfil y mirando una bola dorada que alude a su nombre honorífico Nur al-Din (Luz de la fe).
Según los comisarios de la muestra, Kapil Jariwala y Rosemary Crill, la obra recibió la influencia de los óleos europeos de la época, conocidos en la corte Mughal tempranamente, cuando el emperador Jahangir exhibió retratos ingleses en la festividad de año nuevo de 1616-17.
Con la excepción de un catálogo de una subasta de 1995, este retrato épico de artista desconocido no se había mostrado nunca antes al público hasta esta exposición.
La muestra también recoge el arte de los sultanatos islámicos de Decann (sur de la India), importantes centros artísticos hasta su conquista por los Mughal entre 1596 y 1618, donde también se exploró la técnica del retrato a la acuarela con un estilo más sofisticado.
Los reinos hindúes de Rajastham y Hills, situados al norte de Delhi y gobernados por los clanes guerreros de los rajput, fueron conquistados por los Mughal a finales del siglo XVI por lo que absorbieron su cultura.
Sin embargo, artistas rajput como Nainsukh y Bakhta supieron imprimir a los retratos un estilo menos marcado por la reproducción naturalista y se inclinaron por la abundancia de ornamentos dorados, líneas más marcadas y ausencia de fondos.
La llegada de los colonos británicos a finales del siglo XVIII dio un nuevo aire al retrato indio, ya que la influencia del arte europeo amplió la variedad de técnicas y estilos utilizados hasta entonces y los artistas hindúes comenzaron a ser contratados por los colonos para pintar escenas de la vida cotidiana.
Las pinturas de "La Compañía", como se llamó a este grupo de artistas que recibían la mayor parte de sus encargos de los empleados de la East India Company, fueron abandonando los perfiles de los formatos tradicionales e introdujeron las sombras y la perspectiva, como consecuencia del cambio de visión que la fotografía ofrecía a los retratos.
En estas pinturas, en las que eran habituales tanto occidentales como hindúes, las mujeres comenzaron a cobrar un especial protagonismo, en la línea del creciente rol que desempeñaron en la sociedad del siglo XIX.
Los retratos expuestos hasta el 20 de junio en la National Portrait Gallery proceden de la Colección Real, del Museo Metropolitan de Nueva York, del Museo Británico o del Victoria&Albert de Londres, entre otros.