Entradas más populares

martes, 13 de octubre de 2009

Venden pistolas alemanas en mercado negro de Afganistán y Pakistán


Venden pistolas alemanas
en mercado negro de Afganistán y Pakistán

Berlín, 12 Oct .- Polémica y críticas desató hoy en Alemania la información difundida por medios alemanes acerca de que pistolas nuevas procedentes del ejército alemán se encuentran a la venta en el mercado negro de Afganistán y Pakistán.
Según la información, estas armas procederían de una entrega de alrededor de 10 mil suministradas por el Ministerio Federal de Defensa de Alemania a las fuerzas de seguridad afganas.
Comerciantes de armas afganos y paquistaníes declararon a la televisión alemana que en estos momentos cuentan con cientos de pistolas alemanas entre su oferta.
Esta situación revela que ni el gobierno federal de Alemania ni las unidades de seguridad competentes de Estados Unidos, responsables de supervisar la entrega de armas, habrían seguido el paradero final del armamento entregado.
El portavoz de política de defensa del partido de Los Verdes (Die Grunen) en el Parlamento alemán (Bundestag), Winfried Nachtwei, calificó de "negligente" el modo de proceder del gobierno federal alemán.
El sindicato de la Policía (GdP) se refirió, por su parte, al asunto como "un riesgo para los alemanes destinados en Afganistán". Tanto este sindicato como Nachtwei exigen una investigación del asunto.
Las pistolas alemanas del tipo Walther P-1 cuentan con gran prestigio entre los comerciantes de armas en Afganistán y Pakistán según los expertos. Su precio alcanza por lo general más de mil dólares por unidad.
Según la publicación alemana Der Spiegel, por un arma que no ha sido utilizada por el ejército alemán, se puede llegar a pagar en Kabul hasta mil 600 dólares. Entre otros, policías afganos retirados o en activo y soldados venden las armas de manera ilegal.
El Ministerio Federal de Defensa explicó al canal de televisión alemán NDR, que la entrega de 10 mil pistolas Walther-P1 en enero de 2006 se llevó a cabo para dotar de equipamiento a las fuerzas de seguridad y se entregaron al Ministerio del Interior afgano, que fue el encargado de dividirlas entre la policía y el ejército.
Según las informaciones aparecidas en el canal NDR, el consejo federal de seguridad aprobó en 2005 el único envío de armas alemanas a Afganistán realizado hasta ahora, desde la caída del régimen talibán.
El portavoz del Ministerio Federal de Defensa de Alemania, Thomas Raabe, declaró este día que aumentarán los controles sobre el armamento entregado como respuesta a las críticas que han suscitado las informaciones publicadas en los medios de comunicación.
Raabe añadió que los actuales controles son "suficientemente exigentes" y que si se toman nuevas medidas será debido a la polémica suscitada en los medios de comunicación sobre la sospecha de que las armas alemanas caigan en manos de la población a la que quieren pacificar.