Entradas más populares

jueves, 24 de septiembre de 2009

MAS CASTAS QUE GENES


Más castas que genes
Los grupos sociales indios se formaron hace más de un milenio a partir de dos poblaciones ancestrales - Las clases altas, emparentadas con Occidente
Las castas en India no son un invento del colonialismo británico, como se ha llegado a decir. La genética muestra que se formaron hace 1.000 o 2.000 años, y son la causa de que India triplique la diversidad genética europea. Los individuos de cualquier casta, sin embargo, son una mezcla de los dos grupos humanos ancestrales -el sur y el norte- que colonizaron la India en la noche de los tiempos.
El país asiático triplica la diversidad genética de Europa
Tienen gran riesgo de heredar dolencias por el aislamiento y el 'efecto fundador'
Pese a la mezcla, las castas altas y los hablantes de lenguas indoeuropeas tienen más proporción del genoma ancestral norte, emparentado a los de Oriente Próximo y Europa. El genoma sur es específico de India y predomina en las castas bajas. El genetista David Reich y sus colaboradores de la Universidad de Harvard, en Boston, y del Centro de Biología Celular y Molecular de Hyderabad, en India, han examinado 130 muestras de 15 estados indios con hablantes de seis familias lingüísticas dispares. Presentan hoy los datos en Nature.
Casi todos los indios provienen de dos poblaciones ancestrales claramente distinguibles. Pero casi todos son una mezcla genética de ambas. "Los distintos grupos indios", explica Reich, "han heredado del 40% al 80% de su genoma de una población a la que llamamos Indios Ancestrales del Norte, que están relacionados con los euroasiáticos occidentales, y el resto de su genoma lo ha hecho de los Indios Ancestrales del Sur, sin parentesco con ninguna población fuera de India".
Las castas y tribus se formaron después por aislamiento, y sus efectos son bien evidentes en el genoma. La diversidad genética en India es tres o cuatro veces mayor que la europea, por ejemplo. La explicación es que cada población india proviene de un pequeño número de individuos -el efecto fundador, en la jerga- y que ha permanecido bastante aislada desde entonces.
Pero estos efectos fundadores han ocurrido en los últimos milenios -entre 750 y 2.500 años atrás-, mucho después de las colonizaciones ancestrales. Cada casta o tribu india sigue siendo una mezcla de individuos que a su vez son una mezcla genética de las dos poblaciones ancestrales.
Pese a que la mezcla de ancestros norte y sur es general, las proporciones varían, como decía Reich. La mayor proporción de norte (hasta el 80%) es común en los hablantes indoeuropeos y las castas altas tradicionales. El sur predomina en las castas bajas que hablan otras lenguas.
La excepción son los indígenas de las islas Andaman, que sólo tienen relación con los Indios Ancestrales del Sur, sin mezcla con el Norte. "Los andamaneses son los únicos supervivientes de los primeros colonizadores de Surasia", dice otro de los autores, Lalji Singh. "Comprender su origen abre una ventana a la historia de la población ancestral del sur de India, hace decenas de miles de años, cuando los andamaneses empezaron a diverger de los demás euroasiáticos".
Los primeros humanos modernos que salieron de África migraron por la costa hacia el Este, colonizando el sur asiático y Australia.
Esta migración ocurrió hace más de 50.000 años, pero los andamaneses y los aborígenes australianos parecen ser sus herederos en línea directa. Los efectos fundadores descubiertos en el trabajo y el aislamiento tienen consecuencias médicas. "Significan que India no es genéticamente una sola población grande, sino muchas poblaciones pequeñas", explica Singh. "Los efectos fundadores y el aislamiento explican por qué la incidencia de enfermedades genéticas en India es diferente de la del resto del mundo".
Todos llevamos mutaciones perjudiciales heredadas de un progenitor, que no se manifiestan porque están cubiertas por el otro cromosoma, que proviene del otro progenitor. El efecto fundador y el aislamiento aumenta la homogeneidad genética de una población, y con ello el riesgo de padecer enfermedades hereditarias.