Entradas más populares

miércoles, 19 de agosto de 2009

TESTIGO DE ATENTADOS



MATANZA EN BOMBAY

SHRIRAM VERNEKAR Fotógrafo y testigo de los atentados de Bombay
"Habría preferido tener un arma"
Disparos y explosiones de granadas en la emblemática estación central de trenes de Bombay. Mientras cientos de personas intentaban huir, Shriram Vernekar, 45 años, fotógrafo del diario Times of India, corría en sentido contrario en búsqueda de la instantánea de los asaltantes.
El periodista se encontró frente al terrorista y le retrató. "Él me disparó"
"Regresaba de un trabajo cuando vi mucha gente corriendo presa del pánico y gritando: '¡alguien está disparando! ¡hay explosiones!'. Así que fui hacia la puerta principal para intentar fotografiar a los responsables", cuenta Vernekar, que logró capturar la imagen del paquistaní Ajmal Amir Kasab. Este retrato resultó relevante porque Kasab fue el único de los 10 terroristas atrapado vivo tras los ataques que sacudieron 10 puntos diferentes de la capital financiera de India en noviembre, dejando más de 170 muertos y 300 heridos, entre ellos dos españoles. La presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, que se encontraba en Bombay encabezando una delegación de empresarios, salió ilesa.
Al llegar a la estación, Vernekar vio a dos jóvenes disparando a la gente indiscriminadamente. "Lo más terrible fue ver a la gente tendida en el suelo, cubierta de sangre. Me sentí muy impotente. En esos momentos hubiera preferido disparar un arma que una cámara de fotos", cuenta sin reparos.
Recuerda que los dos atacantes empezaron a lanzar granadas mientras él buscaba una buena posición para tomar fotos. Pero entonces se dirigieron hacia donde él estaba, por lo que tuvo que huir. No niega que tuvo mucho miedo. "Pero sólo por unos segundos, porque enseguida me salió el instinto periodístico y el deber de documentar el terror", dice Vernekar. Su pasión por el periodismo es heredada; su padre era editor gráfico en el mismo diario.
Se resguardó en el edificio del Times of India, que está al lado de la estación, para seguir tomando instantáneas. Fue ahí cuando consiguió la famosa fotografía de Kasab, de 21 años. "Estaba muy oscuro, así que tuve que poner flash, pero cuando el agresor se dio cuenta disparó hacia donde yo estaba", asegura.
Después de la estación de trenes, los terroristas atacaron el hospital Cama. Poco después, el "compañero" de Kasab fue abatido por los policías y él se rindió. Vernekar se muestra orgulloso de su trabajo: por la fotografía de Kasab ha sido testigo en la corte contra el acusado. También lo ha sido otro fotógrafo, Sebastian D'Souza, del diario Mumbai Mirror.
Vernekar cuenta que durante el juicio, a principios de julio, cuando el fiscal especial, Ujjwal Nikam, le pidió que identificara al terrorista, no tuvo duda alguna. "Cuando enseñé su foto y lo señalé, el agresor me vio y sonrió ampliamente. No sé qué le hizo reír, pero para mí fue una experiencia muy extraña que nunca olvidaré".
El pasado 21 de julio, tras negarlo un sinfín de veces, Kasab sorprendentemente se declaró culpable ante el juez. "Cuélguenme", pidió tras relatar que fue enviado junto con los otros terroristas desde Karachi (Pakistán) por orden de cuatro líderes extremistas del grupo Lashkar e Toiba, que busca la "liberación" de la Cachemira india. También confesó tranquilamente que había disparado contra la gente de forma indiscriminada en la estación de trenes. La policía le atribuye hasta 50 muertes.
Vernekar no peca de humildad. "Las fotografías que yo hice se han convertido en la cara del terror y han logrado finalmente que Kasab aceptara su culpa. Ahora sólo espero que las familias de las víctimas obtengan justicia y sea castigado duramente", dice.