Entradas más populares

domingo, 30 de agosto de 2009

REPUDIO A REPRESORES ARGENTINOS


Repudio a otorgamiento de prisión domiciliaria a dos represores
Jujuy al día - Madres y Familiares de Detenidos Desaparecidos de Jujuy repudia el artero pase a prisión domiciliaria de los represores Mariano Rafael Braga y Néstor Eusebio Singh determinado por la Cámara Federal de Apelaciones de Salta.
La concesión de la prisión domiciliaria constituye no sólo un privilegio del que no gozaron nuestros familiares al momento de ser secuestrados, torturados y asesinados por el aparato genocida de la dictadura, entre ellos, y directamente, por estos dos impunes represores, sino que también supone un enorme privilegio frente a los presos comunes que padeciendo realmente graves dolencias continúan purgando su pena mientras ven en estos actos la consagración de una inequidad social y jurídica que la dictadura planeó como inapelable base de la actual sociedad.
Mayor aún resulta la indignación cuando se constata que Braga y Singh no están imputados por delitos comunes, sino por crímenes de lesa humanidad, cuyo interés supera las fronteras de un Estado para resultar de interés a toda la comunidad internacional. Crímenes que en estos casos concretos pasan por la participación directa en el secuestro, y/o la tortura, y/o el “traslado” final de decenas de los (hasta ahora) 127 detenidos-desaparecidos de Jujuy. Basta indicar que Braga ha sido nombrado en 65 declaraciones testimoniales, en denuncias en 23 expedientes sobre el tema, y que ya se encuentra imputado en la causa Álvarez García.
La Cámara Federal de Apelaciones de Salta, ha determinado la prisión domiciliaria de ambos represores basándose sólo en los informes médicos de los peritos nombrados... ¡Por los mismos represores! Todo ello sin siquiera solicitar la presentación de peritos de la otra parte que permitieran un real sopesamiento de la situación.
Este hecho profundiza el descrédito social de una Cámara ya experta en dilaciones jalonadas por excusaciones por amistad con implicados, inexplicables razonamientos sobre prescripción de causas y aún por haber tenido entre sus mismas filas personajes acusados de encubrimiento en las causas de lesa humanidad y que forjaron su trayectoria jurídica bajo el imperio de la ley marcial de la dictadura.
Sin embargo, no podemos observar este inaudito hecho como aislado, sino como parte de una avanzada nacional en la que cada represor con pruebas suficientes para pagar su deuda a la sociedad deviene rápida e inexplicablemente “enfermo” y accede al supuesto privilegio extraordinario de la prisión domiciliaria con tal facilidad de trámite que parece tornarse “de oficio”, transformando este modo de impunidad en un verdadero modus operandi cuyos ejecutores no pueden llamarse sino cómplices.El tenor de lo sucedido nos remite inevitablemente a aquella imagen ladina del genocida Pinochet, cuya impronta de viejito enfermo se esfumó al levantarse campante de la silla de ruedas una vez conjurado el peligro de la justicia. Pero hete aquí una salvedad, un filósofo dijo que la historia se repite, una vez como tragedia y la otra como farsa. La Cámara de Apelaciones de Salta parece confirmarlo.