Entradas más populares

lunes, 10 de agosto de 2009

EL SONIDO DEL SARANGI EN ESPAÑA


«En Grado y en Tapia me sentí como en un bautismo, una experiencia inolvidable»
«Es la primera vez que Asturias escucha el sonido del sarangi»
La música tradicional india llega este verano a Asturias de la mano de Kamal Sabri. El artista indio realiza una gira por diferentes puntos de la región, acompañado del guitarrista asturiano Armando Orbón. Fusión de culturas y mezcla de músicas del mundo, al ritmo del sarangi y de la guitarra española. Aún queda mucho por escuchar. –Ahora que está usted en Asturias, ¿qué le parece esta tierra? –Para mí estar en Asturias, en España en general, es como realizar un fantástico paseo por el mundo del recuerdo. Procedo del Punjab en India, y hace más de seis siglos, antepasados míos se adentraron en España por los Pirineos. De este viaje «Auroral» nació con el tiempo el flamenco, expresión popular que admiro y siento muy próxima.–¿Cómo está siendo su experiencia tocando aquí? –La música para mí es un idioma universal, no importa donde uno se encuentre, todos la podemos comprender. Para mí, ha sido revelador acercarme a una música que nunca antes había hecho y que ahora puedo sentir al tocar con Armando Orbón. Toco desde los sentimientos, y así pretendo trasmitírselo al público. En Grado y en Tapia me sentí como si fuera mi bautismo. Una experiencia inolvidable. Hoy tocamos en el teatro Riera de Villaviciosa. El 11 en Navia, el 13 en Luanco, y el 18 en Avilés.–El público aquí no se encuentra tan familiarizado con la música que usted toca...–Es la primera vez, creo, que el público asturiano escucha el sonido del sarangi. Fusionándolo con la guitarra el acoplamiento es magnífico. Se consiguen sonidos y armonías que recuerdan a la música de Oriente, y en ocasiones a la música de España.–El sarangi es un instrumento de madera que se puede asemejar primariamente a un violín. ¿Desde cuándo lo toca?–Procedo de una familia de músicos. Yo represento la séptima generación, y desde niño recuerdo el sonido del sarangi, tocado por mi abuelo, o mi padre. Formalmente inicié mis estudios de sarangi a los 5 años con un instrumento que pasa de generación en generación en nuestra familia.–Usted toca música tradicional, ¿qué opina del folclore asturiano, lo conoce?–Me parece que tiene algo en común, a través de sus escalas y modos griegos, con lo que se conoce como gran tradición europea, y también con los melismas y escalas celtas.–Tras esta experiencia, ¿cuáles son los planes de futuro para Kamal Sabri? –En mis últimos trabajos discográficos: «Danzas del desierto» y «Sarangi funk», introduje una guitarra española. Ahora me gustaría contar con mi amigo Armando Orbón en mis próximos proyectos musicales.