Entradas más populares

martes, 4 de agosto de 2009

CRISTIANOS DEL PUNJAB BAJO TERROR...


Los cristianos de Pakistán, bajo el terror islamista
Los integristas matan a siete personas y queman viviendas en la zona del Punjab

Para las comunidades cristianas de Pakistán ayer fue un día de rabia y luto. Durante el pasado fin de semana un grupo de extremistas musulmanes atacó y quemó decenas de viviendas en la ciudad de Gojra, en el Punjab paquistaní. Siete personas, entre ellas cuatro mujeres y un niño, murieron abrasadas. La región, en la que vive la mayoría de la población cristiana del país, ya fue escenario de otro ataque similar hace apenas un mes.
Los disturbios comenzaron tras una manifestación de la mayoría musulmana en protesta por la supuesta profanación de un Corán a manos de cristianos de la ciudad. Un "delito de blasfemia" -castigado en Pakistán hasta con la pena de muerte- del que las autoridades no han encontrado prueba. Para los miembros de la comunidad cristiana, que representan el 2% de los 170 millones de habitantes, la acusación fue sólo un pretexto para atacarles. Decenas se echaron a la calle en distintas ciudades para protestar y pedir al Gobierno que haga justicia con los responsables de la violencia. Los centros cristianos de educación primaria y secundaria anunciaron tres días de luto por las víctimas.
El ministro de las Minorías, Shahbaz Bhatti, que ayer se desplazó a la ciudad, situada a 160 kilómetros al oeste de Lahore, respaldó las quejas de los cristianos. "Las acusaciones de profanación del Corán, utilizadas como excusa por grupos islamistas ilegales para fomentar la violencia, no tienen ningún fundamento", dijo Bhatti. El ministro también dio crédito a las denuncias de la comunidad cristiana acerca de la negligencia de la policía local durante los ataques. Durante su intervención, retransmitida por los canales de TV paquistaníes, criticó la actuación de los agentes locales y admitió que la situación en Gojra era todavía muy tensa. De hecho, las protestas de los cristianos acabaron sólo después de que la Policía anunciara haber identificado a 800 personas vinculadas con el ataque, entre ellas algunos miembros de las fuerzas de seguridad y de la administración local. El ministro anunció que todos aquellos que perdieron sus casas recibirán una indemnización y sus hogares serán reconstruidos.
Por su parte los clérigos musulmanes hicieron un llamamiento a la calma, pidiendo a sus fieles que no busquen justicia por su mano y asegurando que si hubo profanaciones serán perseguidas. "Cada musulmán de Pakistán tiene que asegurar protección a los ciudadanos no musulmanes inocentes y evitar cualquier tipo de daño", se leía en un documento publicado por los diarios paquistaníes.
El Papa Benedicto XVI envió un mensaje de pésame a la comunidad cristiana paquistaní instando a los fieles a contribuir en la construcción de una sociedad "basada en el respeto mutuo".