Entradas más populares

lunes, 8 de junio de 2009

ISLAMABAD EN CRISIS


Islamabad, en estado de alerta al día siguiente de un nuevo atentado suicida

ISLAMABAD — La capital paquistaní se encontraba este domingo en estado de alerta, tomada como nunca por las fuerzas del orden, al día siguiente de un nuevo atentado suicida que mató a dos policías, al tiempo que los combates entre el ejército y los talibanes continúan en el noroeste.
La policía multiplicó los controles de los vehículos en las calles de la capital, con los agentes parapetados detrás de numerosas barreras de hormigón instaladas en los últimos días ante el temor de una oleada de atentados como represalia a la ofensiva del ejército contra los talibanes. "La policía de Islamabad está en un elevado estado de alerta. Hemos tomado medidas adicionales tras el atentado del sábado", confirmó a la AFP un responsable policial cubierto por el anonimato.
El sábado por la noche, dos agentes fueron asesinanos y tres personas resultaron heridas en un atentado suicida perpetrado contra un centro de socorro de la policía de la capital. El atentado, no reivindicado, era el primero que se producía en Islamabad desde el que costó la vida a ocho paramilitares el pasado 4 de abril.
El primer ministro, Yusuf Raza Gilani, reiteró su determinación a erradicar el extremismo y a continuar la ofensiva lanzada a finales de abril contra los talibanes en el noroeste del país.
En Karachi, la mayor ciudad de Pakistán, el jefe de la policía Javed Bukhari anunció este domingo la detención de un hombre originario de las zonas tribales del noroeste del que se sospecha que quiso cometer un atentado suicida en la ciudad.
En el noroeste, los enfrentamientos continúan cerca de Mingora, capital del valle de Swat, donde los helicópteros del ejército bombardean posiciones talibanes, atacadas también por vía terrestre, según la policía local.
En el distrito vecino de Haut Dir, donde un atentado suicida causó 38 muertos el viernes, un millar de personas se han constituido en milicias para dar caza a los talibanes en tres aldeas, anunció el jefe de la policía local, Mohammad Ejaz Ahmed. Seis presuntos rebeldes fallecieron en estos enfrentamientos, según el jefe de la administración local, Atif-ur Rehman.
Los islamistas son responsables de una oleada de atentados sin precedentes que han causado más de 2.000 muertos desde julio de 2007.
El 27 de mayo, 24 personas murieron en un atentado contra un centro de la policía y un inmueble ocupado por los servicios secretos paquistaníes en Lahore. El atentado fue reivindicado por los talibanes como represalia a la ofensiva militar iniciada a finales de abril en el valle de Swat.
El noroeste paquistaní está siendo escenario, además, de episodios violentos intercomunitarios. Dos chiitas y un sunita fueron abatidos este domingo por asaltantes desconocidos en dos altercados diferentes ocurridos en Dera Ismail Khan, anunció a la AFP un responsable de la policía local.
Los chiitas representan el 20% de la población paquistaní (de cerca de 160 millones de personas), de mayoría sunita. Los enfrentamientos entre ambas comunidades han provocado ya cerca de 4.000 muertos en las dos últimas décadas.