Entradas más populares

lunes, 11 de mayo de 2009

OFICIOS DE CAMPAMENTO


Los oficios del campamento
El mediodía se acerca y Ashok Kumar, uno de los 54 indios que habitan el bosque en las inmediaciones del Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes, CETI, prepara el almuerzo. “Es sopa de tortuga con pimientos, cebolla, especias, sal y aceite”, explica el cocinero, quien muestra la carne del reptil mientras mueve con una cuchara el contenido de la cazuela. “Está tierna”, añade frente a la hoguera.
El campamento donde reside el colectivo, un poblado de chabolos al cobijo de los árboles, se ha expandido en las últimas semanas y ya dispone de varias dependencias que, como en cualquier espacio dedicado a la convivencia, requiere de un orden y una organización que, tras trece meses fuera del centro del Jaral, se ha consolidado entre sus inquilinos. El reparto de tareas como demostrar su capacidad culinaria, se establece mediante un turno de cuatro responsables de los fogones por semana, mientras que los domingos se hace ‘zafarrancho’, es decir, limpieza general en el conjunto del campamento. “A pesar de la dificultad que supone vivir de una forma digna en el monte, somos personas y nos gusta la limpieza y que todo esté en su sitio”, argumenta Gurpreet Singh, quien ejerece la función de portavoz del grupo.Kuldeep Singh llega al poblado cargando una garrafa de agua que le han proporcionado los vecinos. “También nos dejan cargar los móviles. Son muy amables con nosotros, tanto en las casas próximas como en la Protectora”, asegura Gurjeet Singh. Sólo utilizan los celulares para llamadas de emergencia y el locutorio es su principal canal de comunicación con la India. “Nos sirve para escuchar música porque aquí no tenemos electricidad”, destaca Singh como una realidad evidente.Comienza a llover y todos se resguardan bajo el porche construido por Chaman Lal, el autor de las chabolas que constituyen el hogar para estas 54 personas que ni olvidan su Punjab natal ni renuncian a residir en la península. El arquitecto del grupo ha conseguido que los techos se mantengan erguidos mediante un sistema de listones de madera y ha logrado evitar que el interior de las dependencias se humedezca con la colocación de palés sobre los que se extienden los colchones. Un trabajo de reciclaje e ingenio.La confianza es otro de los principos que más valoran en el poblado de los 54 indios. Gurinderjit Singh es el contable del grupo y el encargado de gestionar el dinero recaudado por quienes trabajan aparcando coches o llevando la compra en el centro comercial.“Somos las últimas personas que llegamos al CETI procedentes de la India, en 2007”, comenta el portavoz del grupo; “¿por qué nos nos conceden el permiso de residencia, aunque sea temporal, para poder pagar las deudas contraídas en nuestro país para venir?”, se pregunta el apodado como Babu. Hasta entonces, los 54 seguirán realizando sus ‘tareas domésticas’ con la ilusión de que, finalmente, llegue su momento.