Entradas más populares

viernes, 17 de abril de 2009

POR EL PUESTO DE PRIMER MINISTRO...


El sij Singh y el hindú Advani optan al puesto de primer ministro indio

Salvo su avanzada edad, todo opone al primer ministro indio saliente, el sij Manmohan Singh, a su rival nacionalista hindú Lal Krishna Advani, candidatos en las elecciones legislativas indias de un mes que empezaron este jueves.
A sus 76 años, Singh espera renovar su mandato de primer ministro, un puesto que ejerce desde la victoria en mayo de 2004 del Partido del Congreso de la influyente Sonia Gandhi.
Frente a él, Advani, de 81 años, otro veterano de la política, viceprimer ministro y ministro de Interior entre 1998 y 2004, es el candidato de la gran formación de la oposición nacionalista hindú, el Partido del Pueblo Indio (BJP).
Los comicios se desarrollarán en cinco etapas, hasta el 13 de mayo, para designar a 543 diputados de la Asamblea Popular que representan a 35 Estados y territorios indios. Unos 714 millones de indios están convocados a las urnas.
Primer sij en haber accedido al puesto de primer ministro, Singh se ha labrado una talla nacional e internacional de hombre de Estado, al liberalizar la economía india cuando fue ministro de Finanzas de 1991 a 1996. Lleva cinco años liderando una coalición de centro-izquierda -que cuenta con el voto de centenares de millones de indios desfavorecidos y apoyada por partidos comunistas- en los que ha acompañado el 'milagro económico' indio.
Pero la imagen de Singh se vio afectada en 2008 por la contaminación de la crisis mundial al gigante asiático. Enfrentado a una inflación rampante y a la fuerte desaceleración del crecimiento, fue abandonado por sus aliados marxistas, que no le perdonaron el acuerdo sobre la energía nuclear civil con Estados Unidos.
Para los próximos cinco años, se ha comprometido a trabajar por "un crecimiento más justo", en un país con cientos de millones de pobres.
Manhoma Singh nació el 26 de septiembre de 1932 en un pueblo de Penyab, hoy territorio paquistaní. Durante la partición del 'Raj' británico en agosto de 1947, la familia Singh dejó el nuevo Pakistán independiente para instalarse en Amritsar, la ciudad santa de los sijs en India.
Singh, economista brillante, estudió en Cambridge y en Oxford; alto funcionario con fama de honrado, fue gobernador del banco central y responsable del Fondo Monetario Internacional (FMI) antes de reconvertirse en la política.
Su rival, Advani, periodista de formación, también nació en lo que ahora es Pakistán, en Karachi (sur), el 8 de noviembre de 1927. Y también tiene una reputación de político íntegro y eficaz, aunque no logra deshacerse de la imagen de 'halcón' de la derecha hindú.
Estuvo presente durante los incidentes del 6 de diciembre de 1992, cuando miles de fanáticos hindúes destrozaron una mezquita del siglo XVI en Ayodya (norte). Los disturbios dejaron unos 2.000 muertos. También fue criticado en el verano de 2002, cuando era ministro del Interior, por su laxismo durante nuevos episodios violentos entre hindúes y musulmanes en Gujarat (oeste), donde murieron otras 2.000 personas.
En 2005, desató la ira de los radicales hindúes del BJP y estuvo a punto de perder la presidencia del partido tras haber elogiado, en un viaje a Pakistán, al padre fundador de la nación vecina, el musulmán Mohamed Ali Jinnah.
India, que en 62 años de independencia se convirtió en una potencia atómica y en la décima economía mundial, cuenta con una mayoría de hindúes (80,5%) seguida por los musulmanes (13,5%), los cristianos (2,3%) y los sijs (1,9%).