Entradas más populares

viernes, 23 de enero de 2009

INFANCIA AL MARGEN...


La infancia india sigue en los
márgenes del sistema educativo

Nueva Delhi Más de la mitad de los niños no va a la escuela o la abandona antes de los 14 años a pesar de los programas gubernamentales y del progreso económico de la India, que fracasa en la integración de los menores en el sistema. Ésta es una de las conclusiones del estudio anual que la ONG "Haq: Centro de Derechos del Niño" dedica al repaso de la situación de los menores en el país asiático. El informe, que analiza asuntos como la escolarización, el acceso a la sanidad, el trabajo infantil o la violencia, revela que "a pesar de las garantías constitucionales y las provisiones legales, los niños siguen siendo discriminados por razones de casta, etnia y sexo". Haq (que significa "derecho" en urdu) calcula que en la India hay unos 60 millones de niños de entre tres y seis años: de ellos, unos 34 millones están "cubiertos" por iniciativas preescolares públicas o privadas, mientras que 26 millones están excluidos de cualquier escolarización temprana. En la franja de entre seis y diez años, el estudio cita varias fuentes para cuantificar el número de niños que no están escolarizados. La cifra más pesimista los sitúa en 21 millones, un 17 por ciento del total. "El sistema de producción de datos es pobre y contradictorio, ninguna cifra nos puede decir realmente cuántos niños están fuera de las escuelas", explicó a Efe por teléfono Enakshi Ganguly, codirectora de la organización. Ganguly razonó que los registros reflejan el número de niños que se han matriculado, pero no hay comprobación de cuántos de ellos acuden con asiduidad a los centros educativos, y agregó que millones de niños ni siquiera tienen partida de nacimiento. "Lo que sabemos es que entre el 3 y el 4 por ciento de los niños, que son los que pertenecen a las clases altas, tienen acceso a la educación y a la sanidad. Todos los demás quedan fuera", dijo. Para Ganguly se establece un peligroso círculo vicioso entre las dificultades en el acceso a la sanidad y la educación, ya que muchos niños enfermos no pueden recibir cuidados y por tanto tampoco acuden a la escuela, además de las dificultades económicas que puedan sufrir en sus familias. "La naturaleza del modelo de desarrollo económico indio es excluyente. Los niños se caen del sistema", denunció. El informe refleja que aunque los niveles de pobreza descienden, la desnutrición y la desigualdad están aumentando en muchas partes de la India. "El aumento del consumismo, el conflicto y la violencia, la falta de acceso a la educación y la salud y las políticas excluyentes están contribuyendo a que los niños sean más vulnerables. Ningún niño está a salvo", reza el estudio. Aunque el Gobierno ha destinado a un programa integral para la infancia 917 millones de euros, al menos un 13 por ciento de los niños que pertenecen a clases desfavorecidas no se han beneficiado de las ayudas. Ganguly dijo que para analizar la eficacia de los planes gubernamentales es necesario saber "dónde se está destinando el dinero", y aseveró que hay "mucha corrupción" en el campo de la educación. Otro de los problemas a los que se enfrenta la infancia india, según HAQ, es su exposición a climas generales de violencia debido a abusos, malos tratos o conflictos. La India tiene el mayor número de casos de abusos sexuales a menores del mundo y también encabeza la clasificación en el caso del trabajo infantil, según el informe, que no precisa cifras. Pero para Ganguly la principal conclusión del estudio es que en la India "no hay un reconocimiento de la ciudadanía del niño ni de sus derechos", y se plantea la paradoja de preocuparse por su futuro cuando no se puede garantizar su bienestar en el presente.