Entradas más populares

jueves, 4 de diciembre de 2008

HINDUS QUIEREN GUERRA CON PAKISTAN


Manifestación
Miles de indios entonan cánticos
contra su clase política y Pakistán
Una semana después de la masacre terrorista de Bombay, decenas de miles de indios inundaron hoy los aledaños del hotel Taj Mahal, epicentro de los ataques, blandiendo la bandera tricolor y cantando eslóganes contra Pakistán y la clase política india.
"Queremos acción, no resignación", rezaba una de las numerosas pancartas que portaban los manifestantes. La enfervorizada multitud se agolpó en la amplia calle que desemboca en la emblemática Puerta de la India, justo en la costa y frente al histórico hotel Taj, donde las fuerzas de elite mataron a los últimos terroristas que se atrincheraban en el edificio el pasado sábado. Hindúes, musulmanes, sijs e incluso extranjeros sujetaban velas en memoria de las víctimas de los ataques terroristas, que dejaron 188 muertos. Los manifestantes llevaban camisetas donde se podía leer "Bombay meri jan" (Bombay, mi alma), "Amo la India" o "Amo Bombay". Aunque algunas pancartas llamaban al sosiego -"Unidad en la diversidad", rezaba una de ellas-, muchas lanzaban diatribas contra Pakistán como "Hablemos el lenguaje que entienden, la guerra" o "¿Cuándo atacaremos Pakistán?". La multitud entonaba frecuentes eslóganes contra la potencia nuclear rival, como "Muerte a Pakistán" o "Pakistán es un ladrón", un término despectivo que los indios usan a menudo para insultar. "Queremos paz, no queremos política en nuestra vida. Pero si Pakistán quiere luchar, venga, luchemos, uno contra uno, no por la espalda, nuestra gente está lista para ello", dijo a Efe uno de los manifestantes, Ravindra Singh, residente en Bombay. "u00A1Están matando a gente inocente!", exclamó antes de unirse a sus compañeros en cánticos contra Pakistán. Otro empresario que parecía menos exaltado, Kapel Rathod, dijo haber acudido a la manifestación para "apoyar a la gente que ha muerto" en la masacre. Rathod se hizo eco de un eslogan que muchos repiten estos días en el corazón financiero de la India, "Enough is enough", una especie de versión india del "Basta ya" español. Abundaron también los mensajes contra la clase política, como "Ciudadano enfadado, político en peligro" o "Si no hay seguridad, no pagamos impuestos", además del recurrente "Queremos justicia". Los musulmanes, que asistieron en buen número a la manifestación, ya han mostrado su enérgica repulsa a los ataques mediante el Consejo Islámico de la India, que se ha negado a dar entierro a los terroristas o a rezar por ellos. "Estos terroristas han matado a muchos inocentes y han derramado ríos de sangre. No pueden ser musulmanes ni seguidores del Islám. Así que no pueden tener un lugar de descanso final en ningún sitio de la sagrada Madre India", dijo el presidente del consejo, Ibrahim Tai, según IANS. La manifestación de Bombay tuvo lugar mientras, a pocos kilómetros, en la estación de trenes de Victoria Terminus, la Policía desactivaba dos bombas de cuatro kilogramos, según una fuente policial. Los agentes hicieron el hallazgo al comprobar las bolsas que supuestamente llevaban los terroristas durante el asalto a esta antigua estación de trenes la semana pasada, según dijo a IANS la fuente. En otros puntos del país como Hyderabad, Chennai y Bangalore (sur), Calcuta (este) y la capital, Nueva Delhi, se celebraron también concentraciones para recordar a las víctimas. Según IANS, en Calcuta, capital cultural de la India, los manifestantes quemaron una bandera paquistaní en College Street, que acoge un enorme mercado de libros nuevos y antiguos. Aunque desde el fin de los ataques Bombay parece haber recuperado la normalidad, las televisiones se han llenado de analistas y representantes de la clase alta exigiendo acción a su Gobierno, enzarzado en un intercambio de acusaciones y exigencias con Pakistán.