Entradas más populares

jueves, 27 de noviembre de 2008

UK CASTIGA MATRIMONIO FORZOSO

El Reino Unido castiga con
penas de prisión el matrimonio forzoso
Una ley impone hasta dos años de cárcel al que presione a los novios.
El Reino Unido, a excepción de Escocia, tiene desde ayer nuevas leyes para prevenir los matrimonios forzosos. Las autoridades británicas quieren erradicar una práctica detectada sobre todo en comunidades originarias de Pakistán, India y Bangladés.
A partir de ahora, quien intente llevar a cabo un matrimonio sin el consentimiento de los contrayentes será castigado con una pena de hasta dos años de cárcel. Las propias víctimas o su entorno, ya sean amigos, familiares, profesores, policías o asistentes sociales, pueden denunciar los hechos y pedir una orden de protección. Los tribunales intervendrán entonces para impedir que las familias intimiden o se lleven al extranjero al futuro esposo o esposa, y podrán incluso requisarle el pasaporte.
Desde el 2005, cuando el Gobierno creó la llamada Unidad de Matrimonios Forzosos, el departamento ha gestionado más de 1.500 informes sobre un problema que a veces requiere la intervención de las fuerzas de seguridad británicas y el rescate de sus ciudadanos en zonas remotas del mundo. En el 65% de los casos, el país implicado es Pakistán.
El ministro de Asuntos Exteriores, David Miliband, recordaba el pasado fin de semana la participación de diplomáticos británicos en el rescate de una chica de 15 años, hace apenas unos días, en una aldea del norte de Pakistán, donde la joven se hallaba cautiva y sufría las palizas de su padre por no querer casarse con un hombre al que no conocían. Según el ministro, el país ha intervenido en más de 400 casos de matrimonios forzosos en todo el mundo.
La ley espera tener un poder disuasorio en las familias donde se trate de imponer esta práctica y estará acompañada de una campaña nacional de publicidad y un programa de entrenamiento para profesionales que están cerca de las víctimas. "Estoy convencida de que esta ley hubiera disuadido a mis padres de obligarme a un matrimonio forzoso al saber que se arriesgaban a dos años de cárcel", afirma Shazira Qayun, que trabaja en la organización Karma Nirvana y fue víctima de una unión conyugal forzada.
En algunos casos la violencia contra los hijos e hijas que se niegan a casarse acaba en asesinato. Ese fue el caso de la estudiante de 17 años Shafilea Afmed, cuyo cadáver fue descubierto cinco meses después de que contara a sus amigos que sus padres querían casarla a la fuerza.