Entradas más populares

sábado, 22 de noviembre de 2008

LLUVIA DE VACAS LECHERAS...


La mujer que hizo ´llover´ vacas lecheras sobre la India
Irene de Grecia escucha atentamente las palabras del otro premiado, el profesor Ioánnis Hassiotis. Juan Palma
La UGR entrega la medalla de honor de su Centro de Estudios Bizantinos a Irene de Grecia, hermana de la Reina Sofía, por su labor solidaria.
Posiblemente da para un guión cinematográfico pero, como ocurre muchas veces con las cosas realmente importantes, las que ayudan a salir de la miseria a multitud de seres humanos, el hecho que se narra continuación apenas tuvo trascendencia en su momento. A Irene de Grecia la conocen la mayoría de los españoles por ser la hermana de Doña Sofía, la reina de España, pero su vida no se puede resumir en los lujos y comodidades que se le presuponen a la clase aristocrática. Irene de Grecia también creó hace ya más de una década una fundación, Mundo en Armonía, que tuvo un bautizo de ‘altos vuelos’. Ella misma lo explica: “En los años noventa lo que entonces se denominaba Comunidad Económica Europa (CEE) decidió sacrificar cuatro millones de vacas lecheras en el continente porque había excedente, pero nuestra fundación, recién fundada, pensó que ese material era aprovechable. Enviamos por avión todas las vacas que pudimos a los ganaderos más pobres de la India”, comentaba ayer la protagonista para explicar el sentido de la fundación que preside. Precisamente por ello, y por otras acciones solidarias, la UGR concedió ayer a Irene de Grecia y a su fundación la medalla de honor del Centro de Estudios Bizantinos, Postbizantinos, Neogriegos y Chipriota. El salón rojo del Hospital Real, donde se celebraba la ceremonia, estaba a reventar, posiblemente atraídos por la presencia de la hermana de la Reina.La princesa de Grecia, que recibió el premio entre grandes ovaciones, detalló algunas de las labores que desarrolla su fundación. Las vacas volvieron a tomar protagonismo. Parte de las reses antes comentadas llegaron incluso hasta Vietnam, donde eran demandadas por la Asociación de Mujeres vietnamitas del norte con la intención de reconstruir un país aún devastado y dividido por las guerras civiles, una labor humanitaria que luego tuvo repercusión en el ‘enemigo irreconciliable’, es decir, en el sur del país. “Quizás fue la primera relación comercial entre Vietnam del norte y el del sur tras años de cruenta guerra y separación”, comentó con cierto orgullo Irene de Grecia. No sólo eso, su fundación también ha concedido becas a estudiantes de música griegos, ha construido una residencia en Estambul (Turquía) para universitarios que se quedaron sin hogar tras dos terremotos consecutivos, ha desarrollado proyectos educativos con tribus indias que habitan en reservas del estado estadounidense de Arizona o, por localizar la cuestión, ha creado una beca postdoctoral para que alumnos titulados de la UGR puedan realizar durante cuatro años tesis relacionadas con Grecia. También recibió la medalla de honor el profesor griego Ioánnis Hassiotis, que llegó por primera vez hace 41 años a España y que desde entonces ha desarrollado una fructífera carrera investigadora sobre las relaciones entre los dos países. Regaló, por cierto, un documento con 6.000 fotos del archivo de Simancas a la UGR.