Entradas más populares

sábado, 22 de noviembre de 2008

DIALOGO PARA LA PAZ

Coinciden en la importancia del
diálogo como instrumento de paz Córdoba

Representantes de distintas religiones reunidos en Córdoba
El encuentro nacional de diálogo interreligioso, que se desarrolló en Córdoba, culminó con la difusión de una declaración conjunta, en la que representantes de las comunidades católica, evangélica, judía y musulmana coincidieron en la "importancia del diálogo en todos los niveles de la vida, como herramienta fundamental para construir la paz". En dos jornadas, los referentes religiosos participaron de distintas actividades organizadas por Universidad Católica de Córdoba y el COMIPAZ (Comité Interreligioso por la Paz), que celebró una década de existencia. También se contó con el auspicio de la Conferencia Mundial de Religiones por la Paz y del Gobierno de la Provincia de Córdoba. El encuentro, se explicó, tuvo como objetivo el "reflexionar alrededor de la importancia del diálogo y la cooperación entre comunidades religiosas, como testimonio de la sociedad, valorando la acción conjunta a favor de la paz y compartiendo experiencias realizadas en el país y a nivel internacional". Comenzó el pasado martes con un concierto a cargo del conjunto folklórico armenio Kusan y el Ensamble Coral Kumbaya, con su repertorio de música Gospel y Negro Spirituals, que se realizó en la Universidad Católica de Córdoba. El acto inaugural se realizó en el auditorio del Hotel La Cañada y asistieron el arzobispo de Córdoba, monseñor Carlos Ñáñez, y los rectores de las universidades Católica y Nacional de Córdoba, rafael Velazco y carolina Scotto, entre otros. En tanto el miércoles, medio centenar de representantes de distintos credos realizaron plegarias didácticas de cada tradición. También recorrieron una mezquita, una sinagoga, una iglesia y un centro evangélico. “Se realizaron cuatro plenarios de discusiones e intercambios de experiencias entre los invitados. Fue una actividad cerrada”, precisaron el presbítero Juan José Ribone, el pastor Daniel Annone, el rabino Marcelo Polakoff, presidente de COMIPAZ, y el imán Alí Badrán.Declaración final En la declaración final, los participantes coincidieron en la "necesidad del diálogo interreligioso para afianzar el conocimiento mutuo, el respeto de los unos por los otros, con el fin de estrechar vínculos fraternos entre hombres y mujeres de nuestro país". Asimismo, propusieron que siguiendo ese camino se va a ayudar a "superar preconceptos, prejuicios y traumas de la historia, apostando a continuar con la construcción de una mayor y mejor calidad en las relaciones humanas, y distinguiendo los valores fundamentales comunes a todos". Tras plantear la necesidad de sumar a otras personas y comunidades en la noble tarea de afianzar el diálogo y la cooperación entre las comunidades religiosas, sostuvieron que "el diálogo interreligioso no significa renunciar a las propias convicciones, sino que implica un enriquecimiento mutuo, ya que el testimonio común sirve como ejemplo y estímulo para nuestra nación en su crecimiento y vocación democrática". También convocaron a los líderes religiosos y a sus comunidades para que sean artífices y constructores de una nueva forma de vida fundada en el respeto, el diálogo y la paz.