Entradas más populares

miércoles, 12 de noviembre de 2008

DIALOGO DE SORDOS...


La cumbre de religiones de la ONU puede ser un diálogo de sordos

La primera cumbre de la ONU sobre el diálogo interreligioso, una iniciativa de los países musulmanes, se realizará el miércoles y el jueves y tendrá un resultado incierto debido a la postura de Occidente de separar la religión de la política.
Diecisiete jefes de Estado o de Gobierno, entre ellos los de numerosos países árabes, Israel, Estados Unidos y el Reino Unido, son esperados para esta conferencia, reunida a iniciativa de Arabia Saudita.
El encuentro consiste en un debate ante la Asamblea General de la ONU, cuyo tema oficial es la promoción de una "cultura de paz". Fue convocado por el presidente de la Asamblea, Miguel d'Escoto, sacerdote católico nicaragüense, sandinista defensor de la Teología de la Liberación y miembro del Consejo Ecuménico de las Iglesias.
Responde a una iniciativa del rey Abdalá de Arabia Saudita, deseoso de asegurar la continuidad de los esfuerzos de promoción del diálogo interreligioso tras la 'Conferencia mundial sobre el diálogo' de julio pasado en Madrid, y de que las conclusiones sean ratificadas por la ONU.
El rey Abdalá, al frente de una monarquía ultraconservadora guiada por el wahhabismo, doctrina fundamentalista del islam, había invitado en Madrid a un "diálogo constructivo para abrir una nueva página de reconciliación tras tantas disputas" entre las religiones.
El foro de Madrid trató temas como la necesidad de un esfuerzo común contra el terrorismo, el uso del velo islámico en las escuelas o el caso de las caricaturas de Mahoma en la prensa occidental.
El portavoz de d'Escoto, Enrique Yeves, indicó el lunes que los Estados miembro todavía estaban "negociando" la oportunidad de que la conferencia de esta semana termine con la adopción de una resolución o de una simple declaración final.
Pero fuentes diplomáticas indicaron que seguramente no habría resolución y tal vez ni siquiera un texto común, debido a las divergencias entre los Estados miembro sobre los temas políticos y religiosos.
Según una de estas fuentes, Arabia Saudita propuso un texto que no es aceptable para varios Estados, especialmente europeos, ya que hace alusión a "conceptos como el de la burla hacia los símbolos religiosos", que muchos países toleran en nombre de la libertad de expresión.
"Es extremadamente sensible. Esto despierta interrogantes importantes y puede crear muchos malentendidos", dijo este diplomático que pidió mantener el anonimato.
Según Yeves, los representantes de 65 países pidieron expresarse, entre ellos el rey Abdalá, el presidente estadounidense, George W. Bush; su homólogo israelí, Shimon Peres, y el primer ministro británico, Gordon Brown.