Entradas más populares

viernes, 24 de octubre de 2008

TITIRITERO DEL PUNJAB


Khairathi Ram Bhat, titiritero indio
"Los títeres interceden entre los dioses y los hombres"
Tengo 50 años. Nací en Nagore y vivo en Jaisalmer (India), ciudad dorada. Soy titiritero desde niño por tradición familiar y por casta, los Bath. Estoy casado y tengo seis hijos y un nieto. ¿Política? ¡Los Bath no estamos ni siquiera censados! ¿Dios? ¡Tengo 330 millones de dioses!
uiénes son los Bath? Somos una comunidad itinerante Q de India dedicada al teatro tradicional de títeres, la música y el canto desde hace 750 años. Mi familia lleva dos siglos construyendo títeres artesanalmente y representando obras con ellos. Son preciosos. Para nosotros, son sagrados. Los veneramos: les hablamos, los vestimos, los mimamos, los cuidamos, viajamos con ellos… ¡Son criaturas vivas, con sus vidas! Ajá. ¿Y mueren? Cuando mueren, los dejamos en las aguas del río de Jaisalmer, el río se los lleva… ¿Desde cuándo se dedica a los títeres? Acompañaba a mi familia desde muy niño en sus viajes de pueblo en pueblo de todo el Punjab, a camello, a caballo, en carro... Como siempre se había hecho. Yo ayudaba en las representaciones, colaboraba en entretener a la gente: hacía bailar a los títeres mientras mi padre tocaba el tambor. ¿Le gustaba hacerlo? Mucho. ¡Este ha sido siempre el mejor entretenimiento en India, cuando no había ni televisores ni cines! ¿Y ahora? Luchamos para que esta tradición no se pierda en el seno de nuestra comunidad. Hay una mujer española que está ayudándonos mucho: Ana María, nuestra diosa Durga, nuestra mamá. ¿Mamá? Sí, ella llegó un día como turista a nuestro pueblo, sintió que era su lugar en el mundo y nos ayudó. Ha fundado una escuela para nuestros niños, y ahora quiere hacer una escuela taller para construir títeres y que no se pierda esta artesanía. Este títere la representa a ella, ¿ve? Usted aprendió de sus padres, ¿no? Sí. Entre nosotros, un niño pasa a ser hombre el día en que consigue construir él solo su primera marioneta. Yo tenía 10 años el día en que me hice hombre, lo recuerdo. ¿Y las mujeres? Lo único que no hacen es manipular los muñecos, eso sólo lo hacemos los hombres. ¿Qué tipo de obras representan con estos títeres? Epopeyas, poemas épicos, historias del Ramayana...Tenemos diez obras fijas: Servant Kumar,Raja Bosh,Marichandra,Amar singh rator...Y tenemos alguna representación que puede llegar a durar varios días. Veo que por allí la gente tiene tiempo. Lo normal son 40 minutos con música, canciones, malabares, coros… Los niños siguen las canciones. ¡Somos un pueblo de tradición oral! No sabemos leer ni escribir... ¿En qué lengua hablan? Rajistaní. ¿Cómo reacciona la gente a sus obras? Nos piden que volvamos. Y nos contratan en bodas, festejos... ¿No los contrata Bollywood? Sólo iríamos a Bollywood si los protagonistas de la película fuesen los títeres. ¡Ellos son las estrellas! Ellos son mi padre, mi madre, mi hermano, mi dios. Yo no quiero fama: ¡todo para ellos! ¿De qué están hechos estos muñecos? De madera de aak, que es muy resistente a la termita, propia del desierto de Thar, en el Rajastán, de donde provenimos nosotros. Los vestidos los confeccionamos con coloristas retales de sari. ¿Qué personajes representan? Príncipes, guerreros, yoguis, faquires, monstruos, dioses, enfermedades, bailarines..., pero siempre con final feliz. Ellos nos hablan siempre. Los títeres son intermediarios entre los dioses y los hombres. ¿Los protege a ustedes el Estado indio? ¡No! Muchos de nosotros ni estamos censados siquiera. Hemos de espabilarnos. Procuramos casar a nuestras hijas con titiriteros Bath de otras ciudades, para crear lazos y expandirnos. La verdad es que nos vendría muy bien alguna ayuda... Visten ustedes ropas muy llamativas... Tiene una explicación: en el desierto conviene llevar espejuelos y prendas coloristas y brillantes para que te vean desde muy lejos si andas perdido. ¡Del fulgor de tu turbante puede depender tu vida...! ¿Siempre lo lleva puesto? Sí, son ocho metros de tela, y sabes de qué ciudad es una persona desconocida sólo por las vueltas y nudos del turbante que lleva. Cada ciudad tiene su anudado propio. También está la coquetería: llevar el bigote hacia arriba es elegante, hermoso... Y de España, ¿qué le gusta? La gente. Y las lentejas muy picantes. Cuando salimos de India echamos mucho en falta el picante. Eso sí, allí no siempre podemos comer cada día… ¿Y eso que fuma? Bidi: se lía con hojas de kendu. En vez de tabaco, fumamos estos cigarrillos. ¿A qué han venido aquí? A representar algunas obras con música y bailes, y a vender algunos de estos muñecos. Nos han invitado a actuar aquí, y estamos muy agradecidos. Nos vendrá muy bien: queremos dar a conocer nuestras artes, nuestras marionetas, con cariño… ¿Hay algo que les disguste de aquí? Una corrida de toros que vimos. ¡El toro es la montura de Krishna! Nos duele mucho ver lo que le hacían a aquel toro... Todos lloramos... Tampoco me gusta ver cómo dejan correr aquí el agua de los grifos en la casas… ¡Con lo valiosa que es para nosotros el agua!