Entradas más populares

jueves, 2 de octubre de 2008

NANO CONFLICTO


Primer ministro indio intercede en el conflicto sobre la planta del Nano
Nueva Delhi.- El primer ministro indio, Manmohan Singh, intercedió hoy en el conflicto sobre la planta de Singur (nordeste del país) en la que Tata Motors proyectaba empezar este mes la fabricación del coche Nano al conminar a las partes a encontrar una "solución negociada".
El jefe del Gobierno indio aseguró que, por el interés tanto de la región india oriental de Bengala, donde se ubica la planta, como del conjunto de la India, las partes deben resolver el conflicto "satisfactoriamente", según las agencias indias.
En declaraciones a bordo de un avión de regreso a la India tras una gira por EEUU y Francia, Singh agregó que no es "demasiado tarde" para encontrar una solución negociada que atienda las necesidades de los agricultores expropiados para la construcción de la planta y las del grupo automovilístico.
El pasado 24 de septiembre, Tata Motors empezó a trasladar equipamiento para la fabricación del Nano, anunciado como el "coche más barato del mundo", desde la planta de Singur a instalaciones de la compañía en otro estado indio.
Previamente, la firma había paralizado la construcción de la planta en Singur tras las nuevas protestas que comenzaron a finales de agosto, y amenazado con trasladar el proyecto a otra ubicación.
Los manifestantes, liderados por el partido opositor bengalí Congreso Trinamul, exigen la devolución de las 162 hectáreas de tierras agrícolas que fueron expropiadas de forma forzosa a sus propietarios para levantar la planta de Tata.
El Gobierno bengalí y el Congreso Trinamul alcanzaron un acuerdo el 7 de septiembre mediante el cual el Ejecutivo se comprometía a entregar a los campesinos que rechazaron las indemnizaciones "el máximo posible de tierras dentro del área del proyecto y el resto en zonas adyacentes".
Sin embargo, desde entonces las partes no han logrado alcanzar el consenso sobre la superficie de tierra que puede ser devuelta a sus originales propietarios de dentro del área del proyecto Nano, y Tata Motors ha mantenido su amenaza de traslado.
Distintas voces del Gobierno de Bengala han admitido en los últimos días que es casi imposible llegar a una solución que evite la marcha de Tata, pero el jefe del Ejecutivo regional, Buddhadeb Bhattacharjee, hará un último intento este viernes cuando se reúna con el presidente de la compañía, Ratan Tata.
"Discutiré con Ratan Tata todos los aspectos del proyecto del coche que ahora están en la incertidumbre", dijo Bhattacharjee.
Mientras, el ministro indio de Información, P.R. Dasmunshi manifestó ayer que Tata "debe hacer también algún sacrificio. Una industria no se puede desarrollar ignorando a la sociedad".
Tata Motors preveía empezar a fabricar este mes su "coche del pueblo", al que puso un precio de "un lakh" (100.000 rupias, ó 2.200 dólares al cambio actual) sin incluir impuestos ni gastos de transporte.
La compañía ya ha iniciado negociaciones con autoridades de otro estado indio de los muchos que han ofrecido sus tierras para el "proyecto Nano".