Entradas más populares

lunes, 20 de octubre de 2008

MARCADAS DESIGUALDADES EN INDIA


Lujoso centro comercial exhibe la desigualdad en India
NUEVA DELHI- Con techos enchapados en oro, fuentes exóticas y el tintinear de las copas de champaña, el centro comercial Emporio en Nueva Delhi parece el lugar perfecto para pasar una tarde de calor viendo tiendas de diseñadores.
El centro comercial, adornado con palmeras y perfumado con lavanda, es el exclusivo patio de juegos de los ricos de India, que a pesar de los efectos de la crisis financiera todavía disponen de abundante dinero para comprar accesorios de diseñador que cuestan miles de dólares.
Llegar a este pequeño paraíso con aire acondicionado en medio del ajetreo y el bullicio de la sofocante capital costará 5 dólares. Eso es aproximadamente el sueldo semanal del 80 por ciento de los más de 1.000 millones de habitantes de India.
Con un contingente de guardias de seguridad que prohíben la entrada a indigentes y una costosa tarifa de admisión, algunos observadores sociales ven al primer centro comercial de lujo de India como un símbolo de segregación económica que divide cada vez más a los ricos y a los pobres del país.
Las condiciones, las condiciones básicas no son como las de las ciudades occidentales", dijo Satish Deshpande, profesor de sociología de la Delhi School of Economics.
"De modo que estamos tendiendo más y más a un tipo de 'apartheid', una clase de segregación que es muy pronunciada y visible en nuestras ciudades, en los barrios exclusivos", agregó.
La creciente brecha tiene grandes implicancias para India, que el año próximo tendrá elecciones generales y ha estado plagada de olas de violencia en sus provincias, que según los analistas se debe en parte a la división socioeconómica que está alienando a segmentos de la sociedad.
Es probable que el tema ocupe un lugar central en los comicios generales del año próximo, en las que el partido del primer ministro Manmohan Singh buscará la reelección.
El partido llegó al poder con un Gobierno de coalición hace cuatro años, con una campaña basada en mayor "crecimiento inclusivo" para los pobres de India, una promesa que en su mayoría no ha logrado cumplir.
La tercera mayor economía de Asia ha crecido casi 9 por ciento al año en los últimos cuatro años, propulsada mayormente por la demanda de consumidores de la clase media y la galopante inversión extranjera.
A pesar del auge, datos oficiales indican que 800 millones de más del 1.000 millones de habitantes de India viven con 50 centavos de dólar al día.
El 10 por ciento más rico de la población india posee entre el 33 y el 50 por ciento de las riquezas del país, según un rango de estimaciones del Gobierno, gabinetes de expertos y académicos.
El crecimiento económico desigual está planteándole a India un serio problema de seguridad, dijo Singh en diciembre pasado, señalando que una gran proporción de los miembros de grupos militantes provenía de regiones que no fueron tocadas por el feroz crecimiento de la India.
SIN EUFORIA PARA LOS POBRES
Mientras que las angloparlantes de las clases media y alta se están beneficiando con un repentino crecimiento económico, no queda claro cómo se desarrolla la situación para los cientos de millones de indios que viven en pequeñas ciudades y zonas rurales.
Los analistas dicen que la imposibilidad de llevar la justicia social y el desarrollo a las regiones más pobres de India ha alienado a la gente y ayudado a incrementar las divisiones económicas, sociales y religiosas.
Se dice que las divisiones socioeconómicas y la apatía gubernamental avivan la insurgencia en India que ha causado la muerte a miles de personas, incluyendo una rebelión maoísta de cuatro décadas de duración y varios movimientos armados en el remoto noreste.
La competencia por los puestos de trabajo y por el desarrollo es en parte la razón del conflicto violento entre hindúes y cristianos, que arde en el este del país.
"Estas divisiones y disparidades dan lugar a la desafección, a la inmigración a gran escala y a la discordia", dijo Singh el año pasado en un encuentro de jefes de Estado, trazando un inusual vínculo entre desigualdad económica y seguridad interior para un alto líder gubernamental.
"En muchos casos, los problemas de seguridad interior surgen del desarrollo desigual y necesitamos atender este problema si queremos hacer algún tipo de progreso en la lucha contra los elementos extremistas", aseveró.
Un informe de un panel gubernamental sobre el sector informal señaló que la tendencia en alza de la economía al comienzo de este siglo dio lugar a una sensación de euforia.
"Sin embargo, la mayor parte de la población, que ni siquiera tenía 20 rupias al día para el consumo, no participó de esta euforia. A fines del 2004, aproximadamente 836 millones de habitantes o el 77 por ciento de la población estaba viviendo con menos de 20 rupias por día," decía el informe.
BARRIOS EXCLUSIVOS vs ZONAS EMPOBRECIDAS
Dentro del centro comercial Emporio, la grandiosidad contrasta mucho con la miseria absoluta de la villa Yamuna Pushta, una de las más notorias de Nueva Delhi, donde el hedor a cloaca sale de alcantarillas abiertas y niños descalzos juegan en la mugre.
Quienes visitan el centro comercial son recibidos por porteros, que abren puertas de vidrio que llevan a dos enormes recintos ovales decorados con candelabros de cristal, fuentes y columnas. Los cuartos de baño en los tres pisos son de madera, vidrio grabado y bronce.
El centro comercial tiene una superficie comercial de 32.000 metros cuadrados. Cuenta con una veintena de exclusivas marcas como Cartier, Dior, Jimmy Choo, Zegna, Chopard y Dolce & Gabbana.
Dada la rápida expansión de millonarios de India, sorprende poco que el país haya resultado un destino predilecto para marcas de lujo, que hasta que abrió el centro comercial se vendían en pequeñas boutiques y hoteles de lujo.
La consultora para minoristas Technopak estima que aproximadamente 1,8 millones de hogares en India gana 100.000 dólares o más al año, gastando un décimo en bienes de lujo.
Esto asciende a un mercado potencial de 18.000 millones de dólares, una cifra que se espera aumente a 56.000 millones para el 2012, asumiendo que la crisis financiera no impacte demasiado al comercio local.
Cuando India obtuvo su independencia en 1947, el país adoptó una ética socialista donde la extravagancia estaba mal vista. Eso ha cambiado con la apertura de la economía desde 1991.
La optimista adopción de la opulencia ha hecho que la división social de India se pronuncie.
Las cosas más codiciadas del mundo están fácilmente disponibles, mientras se niega las necesidades vitales a la gran mayoría del pueblo, y tal vez no hay lugar donde la situación sea más evidente que en el centro Emporio, donde se exhibe abiertamente una descarada celebración del lujo.
Suresh Garg, un voluminoso empresario que estaba de compras en Emporio, personifica el espíritu de la nueva y hedonista India.
"Hemos sido maltratados durante demasiado tiempo, como un país del tercer mundo", dijo. "Pero ahora nosotros hemos llegado. Ahora no somos menos que nadie y necesitamos hacer alarde de ello", agregó.