Entradas más populares

miércoles, 22 de octubre de 2008

INDIA: CRISIS FINANCIERA


Primer ministro admite que

crisis financiera puede afectar

a economía india
Nueva Delhi.- El primer ministro indio, Manmohan Singh, reconoció hoy que la crisis financiera internacional podría tener efectos negativos en la economía de la India, aunque aseguró que no debe haber "espacio para el miedo".
El jefe de Gobierno, que durante su época de ministro de Finanzas fue el arquitecto de las reformas económicas llevadas a cabo en el país a principios de la década de 1990, hizo estas declaraciones en el Parlamento indio.
"Debemos estar preparados para una desaceleración temporal en la economía india. El impacto preciso es difícil de calcular mientras la profundidad y la duración de la ralentización sigan siendo inciertas", dijo Singh.
Asimismo, admitió que la crisis financiera y el menor crecimiento económico de los países desarrollados puede tener "un impacto indirecto en la economía india".
Singh hizo un llamamiento a la calma y aseguró que a pesar de la crisis internacional no "hay espacio para el miedo".
Según el jefe de Gobierno, incluso las previsiones "más pesimistas" sitúan el crecimiento del PIB de la India en una tasa mínima del 7 por ciento.
Además, destacó que, en el primer trimestre del ejercicio fiscal actual, el PIB indio se aceleró a un ritmo del 7,9 por ciento, mientras que las exportaciones aumentaron un 35,5 por ciento en el periodo comprendido entre abril y agosto de este año.
Además, aseguró que la inflación, que fluctúa en torno al 11 por ciento, ha bajado en las últimas tres semanas y que a pesar de que el nivel de los precios sigue siendo elevado está experimentando una reducción.
"La India ha hecho frente a retos en el pasado y los ha superado. Es en los retos cuando el pueblo indio se supera y los convierte en una oportunidad".
El primer ministro valoró las medidas recientemente adoptadas por el Banco Central de la India para inyectar liquidez en el sistema financiero.
La institución monetaria anunció hoy un recorte de 100 puntos básicos en la tasa de los acuerdos de recompra, una medida para inyectar liquidez en el sistema financiero, hasta situarla en el ocho por ciento.
El Banco Central tomó esta decisión con el objetivo de "aliviar presiones y en particular para mantener la estabilidad financiera", según un comunicado.
El pasado 10 de octubre, la institución decidió recortar 150 puntos básicos el coeficiente de reserva de la banca comercial con el objetivo de inyectar unos 650.000 millones de dólares en los mercados.