Entradas más populares

martes, 7 de octubre de 2008

EL QUE A VISA NO ES TRAIDOR...


Investigan consulado uruguayo en Nueva Delhi
El que a visa no es traidor
El consulado uruguayo en Nueva Delhi está siendo investigado por la Cancillería por la presunta entrega de visas irregulares a varios ciudadanos asiáticos para entrar en nuestro país. Algunos de ellos llegaron a ser considerados “terroristas” por llevar imágenes de Al Qaeda.
Una investigación administrativa fue ordenada por Cancillería tras detectar irregularidades en el consulado uruguayo de Nueva Delhi, en India. Un informe del diario El Observador denuncia que varios ciudadanos asiáticos recibieron visas de negocios irregulares, otorgadas por el consulado uruguayo. El asunto se descubrió luego que un ciudadano indio y su esposa de brasileña fueran enjuiciados por el delito de “falsificación ideológica por un particular”. La pareja hacía ingresar al país a varias personas asiáticas con visas de negocios, pero si bien estas personas se quedaban en el país las empresas ficticias que instalaban nunca operaban. Estas visas irregulares eran obtenidas en el consulado uruguayo de Nueva Delhi. Una vez que los ciudadanos asiáticos lograban entrar al país, informa El Observador, un “jefe” del operativo les retenía la documentación y controlaba lo que hacían. Los inmigrantes ilegales eran alojados en hoteles en condiciones muy precarias, mientras los jefes del operativo utilizaban estas visas de negocios para hacerlos ingresar a Europa o Estados Unidos mediante un pago. Estas supuestas empresas tenían la documentación necesaria de la DGI pero nunca llegaban a funcionar o abrían y cerraban pocos meses después. En cuanto a los ciudadanos que ingresaban ilegalmente, de acuerdo a la crónica, estaban muy lejos de ser empresarios. El propietario de un hotel que alojó a varios de ellos pensó que se trataba de un grupo terrorista, ya que uno de los asiáticos “colgó en la pared del cuarto la foto del número dos de Bin Laden, usaban pollera (…) rezaban cinco veces al día y afirmaban que en 2011 EEUU desaparecería”. La indagatoria continúa ahora a pedido de la jueza Graciela Gatti y la fiscal Mónica Ferrero, además de la investigación administrativa de la Cancillería.