Entradas más populares

domingo, 19 de octubre de 2008

CONFLICTO SEPARATISTA EN SRI LANKA


Tensión política en La India

por conflicto separatista en Sri Lanka

Nueva Delhi, Sri Lanka enviará a la India la próxima semana una delegación para tratar de calmar los ánimos políticos en torno a la ofensiva militar que libra contra el grupo separatista Tigres para la Liberación del Eelam Tamil (TLET).
En momentos en que el ejército srilankés arrecia las acciones y está próximo a capturar Kilinochchi, capital de los rebeldes separatistas en el norte de Sri Lanka, políticos del estado indio de Tamil Nadu han desatado una fuerte campaña contra el gobierno de Colombo.
Incluso, el ministro Jefe de ese sureño estado, M. Karunanidhi, llamó a Nueva Delhi a intervenir en Sri Lanka como cuando la India declaró la guerra en 1971 a Paquistán para ayudar a los independentistas del entonces Paquistán del Este a crear un Bangladesh independiente.
El jefe político estatal hizo tal declaración luego que 14 legisladores de su partido en el Parlamento indio le presentaron cartas de renuncia en protesta por lo que consideran apatía de Nueva Delhi ante los sufrimientos de los tamiles en Sri Lanka.
Karunanidhi es el líder del grupo regional Dravida Munnetra Kazhagam (DMK) de Tamil Nadu, aliado del Partido del Congreso en la gobernante Alianza Unida para el Progreso (UPA), que demanda a Nueva Delhi que le exija a Colombo un cese el fuego en su ofensiva contra el TLET.
Los 40 parlamentarios de esa agrupación amenazaron con dimitir.
Los ánimos en Tamil Nadu están tan agitados que una turba incluso atacó las oficinas del diario The Hindu y quemó más de dos mil 500 de sus ejemplares.
Tal acto vandálico tuvo lugar luego que esa publicación nacional opinó que toda ayuda india a la comunidad tamil en Sri Lanka debía canalizarse a través del gobierno srilankés, la ONU y organizaciones no gubernamentales.
Bajo esta presión política, el gobierno indio ha reiterado en los últimos días su preocupación por la situación humanitaria en el norte srilankés.
Primero, el primer ministro Manmohan Singh el miércoles y después el canciller Pranab Mukherjee, el jueves, coincidieron en que la India favorece un arreglo negociado que permita a cada comunidad desarrollar su potencial dentro del marco de una Sri Lanka unida.
Pero el viernes, el secretario para el Exterior Shankar Menon convocó al embajador srilankés, C.R. Jayasinghe, para enfatizar la importancia de una solución negociada y pacífica al conflicto.
Por su parte, el presidente srilankés, Mahinda Rajapaksa, reiteró que la ofensiva no es contra la comunidad tamil, sino contra el TLET, grupo que incluso el gobierno indio junto a otros 42 países declararon terrorista.
El mandatario recordó que tras la liberación de la Provincia Este del dominio de la insurgencia separatista se gestó un proceso político que incluyó elecciones, y hoy allí está en el poder un gobierno tamil.
Insistió no obstante en que todo arreglo político en el norte será posible una vez aniquilada la insurgencia separatista.
El ministro srilankés de Información, Lakshman Yapa Aberywardena, uno de los que viajará a Nueva Delhi, señaló que se comprende que este es un asunto sensitivo en Tamil Nadu y los ánimos se caldean más especialmente cuando se avecinan elecciones.