Entradas más populares

domingo, 17 de agosto de 2008

PROTESTA POR MUERTE DEL SHEIKH AZIZ


Protesta en Cachemira por la muerte del líder musulmán Sheij Aziz
Aziz era el líder de la principal alianza separatista de Cachemira, la Conferencia de Todos los Partidos Hurriyat (Libertad).
Manifestación de musulmanes de Cachemira.
Srinagar. Miles de musulmanes se manifestaron hoy en la parte de Cachemira controlada por la India en protesta por la muerte de un líder separatista, Sheij Aziz, muerto por los disparos de la Policía india durante la represión de las revueltas contrarias a la decisión del gobierno indio sobre el reparto de tierras.
Aziz es uno de los 22 manifestantes que murieron por los disparos de los policías indios durante los mayores disturbios vividos en la disputada región desde hace veinte años.
La disputa por tierras asignadas a peregrinos los hindúes que visitan un santuario en Cachemira, a los pies del Himalaya, ha desencadenado protestas contra India, uniendo a los separatistas y reactivando el independentismo en la región.
La disputa enfrenta a los musulmanes de Cachemira y a los hindúes de Jammu, dos regiones que constituyen el estado indio de Jammu-Cachemira.
El sábado, manifestantes con banderas islámicas negras y verdes marcharon hacia Pampore, la localidad natal de Aziz, situada a unos 12 kilómetros de la capital de verano de Jammu-Cachemira, Srinagar. Aziz era el líder de la principal alianza separatista de Cachemira, la Conferencia de Todos los Partidos Hurriyat (Libertad).
"No hay otro dios que Alá. Fuerzas indias, retrocedan," gritaban los manifestantes. Miles de personas en duelo, portando fotografías del líder muerto viajaron hacia Pampore en autobuses, coches y motocicletas, según testigos presenciales.
La crisis también ha elevado las tensiones con Pakistán. India ha criticado a Islamabad por interferir en sus asuntos internos al pedir la intervención de Naciones Unidas en la región, que ambas reclaman.
La crisis en la Cachemira india comenzó después de que el Gobierno del estado prometiera dar tierras a un fondo que administra el santuario de Amarnath, un lugar visitado por peregrinos hindúes. Muchos musulmanes rechazaron la decisión y ven en ella un intento de modificar la proporción demográfica en la zona a favor de los hindúes.