Entradas más populares

viernes, 15 de agosto de 2008

NO SIN MI TURBANTE


No sin mi turbante

Un ciudadano indio de confesión sij radicado en Londres ha mantenido una larga batalla con la Guardia Civil. El motivo: no le permitieron pasar el control de seguridad del aeropuerto Tenerife Sur con su turbantePara el sijismo, la retirada del turbante en público es una auténtica humillación. Estos portales, permiten al usuario compartir y valorar, entre otras posibilidades, los contenidos que encuentra en Internet. Para acceder a esos servicios hay que estar registrado.Jaswant Singh Judge, un ciudadano indio de religión sij radicado en Londres, pasó en marzo una semana de vacaciones en Tenerife. Era la primera vez que visitaba la isla. Sin embargo, lo que comenzó como un viaje de ensueño terminó, llegado el momento del regreso al Reino Unido, en un infierno: los agentes de la Guardia Civil presentes en los controles del aeropuerto Tenerife Sur no lo dejaban pasar con su turbante.Puede parecer un hecho sin importancia, pero lo cierto es que, para los sijs, desprenderse de su turbante en público no tiene nada que ver con quitarse el cinturón o los zapatos, algo habitual cuando uno coge un avión, sino que constituye toda una humillación. "Se nos pidió que pusiéramos nuestro equipaje de mano en el escáner y un guardia de seguridad me dijo que me quitara el turbante. Le expliqué que soy un sij y que esa prenda es una parte integral de mi fe", relató el afectado al diario indio Punjab Newsline.La Guardia Civil no hizo caso a sus explicaciones. Es más, Judge les planteó como posibilidad pasar a una zona privada para quitarse allí el turbante, pero los agentes se negaron y lo obligaron a hacerlo en público. "Si hubiera sabido que iba a pasar por semejante humillación, jamás hubiera viajado a Tenerife"."Han sido dadas instrucciones precisas en los aeropuertos de esta provincia para que, en el caso de darse situaciones similares con sijs, las peculiaridades religiosas sean tenidas en cuenta"Lejos de olvidar el asunto, Jaswant Singh Judge se embarcó en una batalla dialéctica contra la Guardia Civil y las autoridades españolas a fin de ver restablecido su honor. Así, se dirigió al parlamentario británico Lee Scott, que a su vez se puso en contacto con la embajada española en el Reino Unido y con el Ministerio del Interior español.Su persistencia mereció la pena. Meses después de estos contactos, ya en julio, Judge recibió una carta del director general de la Policía y de la Guardia Civil. En ella, se disculpa por lo sucedido y le recuerda que "por razones de seguridad, a veces se imponen estrechas medidas de control a los pasajeros en las fronteras, como la retirada de zapatos o cinturones", según la misiva recogida por Punjab Newsline.Además, se informa al afectado de que "atendiendo su caso particular, queremos hacerle saber que han sido dadas instrucciones precisas en los aeropuertos de esta provincia para que, en el futuro, en el caso de darse situaciones similares con sijs, las peculiaridades religiosas sean tenidas en cuenta". La noticia del envío de esta carta fue recogida por diversos medios de comunicación indios alrededor del mundo, como el ya citado Punjab Newsline, Tribune India, el británico Ilford Recorder o la web de la comunidad sij Sikh Sangat News. Ahora, Jaswant Singh Judge por fin siente que el honor del turbante ha sido restablecido.