Entradas más populares

martes, 12 de agosto de 2008

NANOCIUDAD EN LA INDIA


Construirán nanociudad en India

Ex cofundador de Hotmail hará la versión asiática del Valle del Silicio, una ciudad sustentable de 4 mil 450 hectáreas que albergará a un millón de residentes

Unos días después de haber cumplido 29 años, Sabeer Bhatia vendió Hotmail, la compañía de la cual es cofundador, a Microsoft por 400 millones de dólares. Vender el servicio de e-mail le permitió adquirir un lujoso departamento con vista panorámica, así como el reconocimiento de la prensa india y, más adelante, un año sabático para dedicarlo al golf y las fiestas de la alta sociedad.
Entonces lo asaltó una pregunta bastante común entre los que se vuelven extremadamente exitosos a una edad temprana: ¿y ahora qué?
Durante la última década Bhatia se involucró en varias compañías de tecnología tanto en Estados Unidos como en India; algunas ligeramente exitosas y otras no. Pero su más reciente proyecto surgió de los más profundo de su corazón: desarrollar una versión india del Valle del Silicio, una ciudad sustentable de 4 mil 450 hectáreas en el norte de India y que, según prevé, albergará a un millón de residentes contratados en gran parte por universidades y empresas de primer mundo que actuarán como los generadores de ideas del país. La llama la Nanociudad.
Sólo existe un problema: hasta hace poco, Bhatia sabía muy poco sobre cómo desarrollar una ciudad. El residente de San Francisco --de 39 años, ingeniero eléctrico de profesión y con una tonelada de efectivo en el banco-- nunca pensó que tendría que enfrentarse a una compleja democracia, basada en la entrega de "dinero por debajo del agua", para promover un desarrollo sustentable.
En India, con una población de mil 120 millones de personas, la mayoría de la gente sufre de problemas de infraestructura y electricidad; muchos ciudadanos no tienen acceso a agua potable.
Pero ahora, después de invertir 4 millones de dólares de su propio dinero y de aprender duras lecciones sobre desarrollo internacional, el proyecto de Bhatia podría estar a punto de despegar. Este verano, se asoció con un importante desarrollador inmobiliario indio que otorgó fondos para ayudar con la compra del terreno que se necesita en el estado de Haryana, en el norte de India, para comenzar la construcción de la Nanociudad.
"Es algo muy común en los países en desarrollo", dijo Seshan Rammohan, director encargado del área del Valle del Silicio de Indus Entrepreneurs, organización internacional de empresarios indios y sudasiáticos, "que cuando alguien obtiene tanta notoriedad- como lo hizo Sabeer después de vender Hotmail- se vea bombardeado con ofertas". "Si alguien como Sabeer forma parte del proyecto, entonces la lógica es: otras personas querrán invertir", mencionó Rammohan. Bhatia no quiere crear otra Bangalore, ciudad atestada de tráfico en la que creció y que es mejor conocida por las operaciones de "outsourcing" que realiza para compañías estadounidenses.
Bhatia quiere un lugar en el que puedan florecer ideas indias y en el que estudiantes indios puedan recibir educación de primer nivel.
Con el proyecto de la Nanociudad, Bhatia encontró la respuesta a la pregunta de: "y ahora qué?". Si tiene éxito, podría hacerse de muchos millones de dólares más. "Pero la razón principal por la que estoy haciendo esto es para dejar un legado", afirmó.