Entradas más populares

sábado, 9 de agosto de 2008

EXPERIENCIAS ESPIRITUALES EN LA INDIA


Editan “experiencias espirituales” sobre viajes a India
Juan Ramón de la Fuente y el poeta José Homero acompañan a la autora. Foto: Marco Rosales
Líneas que apelan a la emoción, a los sentimientos; reflexiones a través de las cuales la escritora Gloria Friscione de Pérez-Jácome buscaba encontrarse así misma y compartir su experiencia por su paso por India, ese país milenario que ha significado para la autora toda una revelación.Tal es la descripción que se puede hacer del libro Momentos. Cartas desde la India editado por el gobierno de Veracruz, a través del Instituto Veracruzano de la Cultura dentro de la colección Atarazanas, que fue presentado en el Palacio de Bellas Artes.El volumen está dividido en tres grandes capítulos, uno por cada visita a India: “Dharamsala”, “En India, nuevamente” y De aquí para allá”, y está conformado por los numerosos correos electrónicos que Friscione envió a sus familiares durante su largo viaje.Son mensajes que, si bien es cierto tenían la simple intención de mantenerse en contacto con sus familiares, el modo en que están escritos los convierten en un testimonio de primera mano sobre el modo de vivir de la gente, sus costumbres, su sistema de castas, las prácticas en la mesa o cómo entrar a un templo.”Memorias... es un libro íntimo en el que no hay razones intelectuales. Más bien está escrito con emoción, con los sentimientos”, comentó Friscione, quien durante la presentación se hizo acompañar por el poeta José Homero y el ex rector de la UNAM, Juan Ramón de la Fuente. Además se leyó un texto de Vicente Quirarte, quien no pudo asistir al evento.“Tenía que sacar todas mis experiencias, si no iba a explotar...India es el país que me cautivó desde la primera vez que lo visité”.Para José Homero es una obra que se puede leer de dos modos: como un texto “con comentarios que muchas veces nos hacen sentir intrusos dentro de la intimidad de un círculo familiar” y como un libro de viajes, en el que Friscione destaca su posición como antropóloga social. “Es una prosa de a pie porque ante todo busca este placer de caminar. Abandona el viaje trazado para elegir otro en el que va descubriendo a India. Nos ofrece el testimonio de las costumbres de un país que puede parecer muy distinto al nuestro, pero que, sin embargo, también guarda muchas semejanzas.“Como antropóloga coteja e informa de dos sistemas: el mexicano y el hindú. También es el testimonio de una búsqueda espiritual, no religiosa, en la que Gloria va por templos budistas y comparte un estado de iluminación”.Según Quirarte, “viajar es descubrir con todo el cuerpo, con el alma”. Y eso precisamente es lo que logró la autora con su prosa. “Su escritura —continúa Quirarte— se revela de tal forma que el documento deja de ser personal y va dirigido al lector colectivo. Gloria está de cuerpo y alma enteros...”.