Entradas más populares

miércoles, 13 de agosto de 2008

ALARMANTE CONFLICTO EN CACHEMIRA


Conflicto religioso en Jammu-Cachemira alcanza niveles alarmantes
Nueva Delhi, 12 ago (PL) El conflicto religioso en Jammu-Cachemira, la India, alcanza hoy ribetes alarmantes luego que las fuerzas de seguridad mataron a tiros a cinco manifestantes, incluidos un líder de la comunidad musulmana en una marcha de protesta.
Los 10 distritos de la región de Cachemira amanecieron hoy bajo férreo toque de queda en prevención de una intensificación de las protestas, mientras en Nueva Delhi fue convocado una vez más el Comité de Todos los Partidos para analizar la delicada situación.
Entre las víctimas de los disparos de este lunes figura el líder de la Conferencia de Hurriyat, Abdul Aziz. Además, otras 150 personas resultaron heridas.
Las fuerzas de seguridad abrieron fuego contra una marcha de más de 50 mil miembros de la comunidad musulmana, la mayoría productores de frutas en la carretera Srinagar-Muzaffarabad, a la altura de Uri en Baramulla.
Los agricultores, enfurecidos por el bloqueo económico que impide el trasiego de mercancías entre el Valle de Cachemira y el resto de la India, intentaban llevar sus productos para venderlos en la Línea de Control que divide a este país con Paquistán, una zona bajo control militar.
Agitadores de la comunidad hindú en Jammu mantienen bloqueadas las carreteras hacia Cachemira en demanda de que se entreguen 40 hectáreas de terreno al Santuario de Amarnath.
El telediario NDTV 24x7 describió hoy que Srinagar, capital de Cachemira, está bajo una atmósfera de alta tensión y se teme el brote de nuevas protestas. Mientras, en Jammu prosiguen las manifestaciones avivadas por líderes conservadores hinduistas.
Mientras tanto, el ministro del Interior Shivraj Patil convocó con urgencia a dirigentes de todos los partidos en un esfuerzo por hallar una solución al problema luego de tres días de infructuosas conversaciones.
En un análisis de la situación, el diario The Times of India advierte que las protestas de los hinduistas en Jammu estimulan a cabecillas separatistas islámicos que tratan de polarizar entonces a los musulmanes en Cachemira en un grave ciclo de acontecimientos.