Entradas más populares

miércoles, 23 de julio de 2008

JINDAL: LA DERECHA DE OBAMA


Bobby Jindal, para que no se olviden de McCain
El candidato republicano para las presidenciales estadounidenses de noviembre, John McCain, se encuentra muy preocupado por la gran atención mediática que recibe su rival demócrata, Barack Obama, y entonces anunciaría su compañero de fórmula.
Según reveló el comentarista conservador estadounidense Robert Novak, de excelentes vínculos con el Partido Republicano, el ex gobernador de Massachusetts, Mitt Romney, "encabeza recientemente las especulaciones" sobre quién acompañará al senador por Arizona, John McCain, en los comicios para elegir al próximo inquilino de la Casa Blanca. La idea de la campaña de McCain, señalaron comentaristas en Washington DC, es contrarrestar la fuerte presencia de Obama en los medios de comunicación norteamericanos esta semana gracias a su visita a Medio Oriente y Europa. McCain, señalan varios estudios, viene recibiendo menos cobertura en los diarios y televisoras estadounidenses, y esta semana recibió un nuevo cachetazo, esta vez del The New York Times. Fuentes de la campaña de McCain afirmaron que el diario rechazó un artículo del senador que debía contraponerse a uno que su rival publicó sobre la situación en Iraq. El The New York Times imprimió una pieza de opinión en la que Obama presentó su plan para un retiro escalonado de las tropas de combate estadounidense de Iraq en los 16 meses siguientes a enero próximo. El texto presentado por McCain, en cambio, reiteraba sus elogios a la reciente escalada militar estadounidense en Iraq y repetía críticas contra su rival. Por ello, explicaron directivos del diario, se le pidió a McCain que prepare un nuevo texto, lo que despertó la ira de los republicanos y los sectores conservadores estadounidenses. Durante un mitin en Rochester, en el estado de New Hampshire, McCain se mofó de Obama recordando que el senador afroamericano tuvo recién en su paso por Bagdad, su primera reunión con el general David Petraeus, comandante de las fuerzas estadounidenses en Iraq. "Lo curioso es que Obama presentó su plan para Irak antes de partir" hacia el país ocupado y conversar con Petraeus, disparó. McCain quiere asegurarse para las elecciones de noviembre el voto de los sectores conservadores, no sólo a través de su discurso duro sino también a través de la designación de un candidato a vicepresidente potable para esos votantes. En la primera línea de los posibles compañeros de fórmula figuran Romney -que tiene en contra su pertenencia a la iglesia mormona, no muy bien vista por los cristianos norteamericanos- y Bobby Jindal, actual gobernador de Lousiana. Jindal, de origen indio, es calificado por algunos comentaristas como "la versión derechista de Obama", y como tal puede satisfacer las expectativas de los votantes conservadores, los mismos que dieron al actual presidente, George W. Bush, dos mandatos en la Casa Blanca. El analista Joseph Lawler, del semanario conservador The American Spectator, Jindal, al igual que Obama, es "joven, pertenece a una minoría, es articulado y atractivo". BiografíaEl 20 de octubre de 2007, Bobby Jindal ingresó a la historia estadounidense cuando los votantes de Luisiana eligieron a este hijo de inmigrantes hindúes como su gobernador. Es el 1er. estadounidense de origen hindú en acceder al cargo de gobernador de un estado de la Unión.Cuando pronunció su discurso de victoria, Jindal había conseguido el 53% de los 625.036 votos contados, con 92% del recuento. Ese voto de la mayoría le concedió la victoria a Jindal, quien no tuvo que pasar a una 2da. vuelta de elecciones el 17 de noviembre.
A diferencia de otros estados del país, Luisiana celebra elecciones “abiertas” en las que compiten todos los candidatos registrados, independientemente de su afiliación de partido. En Luisiana la victoria de un candidato electo se concede a la persona que gane la mayoría con más del 50% de los votos depositados, en lugar de una pluralidad que otorga la victoria al candidato que consigue la mayor cantidad de votos.Los aspirantes que se disputaron el cargo de gobernador fueron el demócrata Walter Boasso, quien obtuvo el 18% de los votos; el independiente John Georges con el 14%; y el demócrata Foster Campbell con 13%.
Otros 8 candidatos también aspiraban al cargo de gobernador. Boasso y Georges, ambos multimillonarios, desembolsaron millones de dólares de su bolsillo en la campaña. En lo que fue una de las pugnas electorales más caras en la historia de Luisiana, la campaña de Jindal recaudó US$ 11 millones.Cuando jure el cargo en enero de 2008, Jindal también será el primer gobernador desde la Reconstrucción que no es blanco. La Reconstrucción fue un periodo en la historia de USA que siguió la Guerra Civil estadounidense de mediados del siglo XIX. P.B.S. Pinchback, un político negro del Partido Republicano, se desempeño por un breve tiempo como gobernador entre 1872 y 1873, cuando muchos votantes blancos estaban desencantados porque habían apoyado a los estados sureños que lucharon por establecer un país independiente durante la Guerra Civil.Jindal nació en Baton Rouge (Luisiana) en 1971, pero el lugar de origen de su familia es la ciudad de Maler Kotla, en el estado de Punjab, al norte de la India. Sus padres se mudaron de Maler Kotla para que su madre pudiera cursar sus estudios en la Universidad de Luisiana.“Mis padres vinieron a este país en busca del sueño americano”, dijo Jindal durante el discurso de victoria en Baton Rouge el 20 de octubre. “¿Y adivinen lo que pasó? ¡Aquí mismo en Luisiana encontraron el sueño americano!”Si bien su nombre de pila es Piyush, en 1975 Jindal comenzó a llamarse Bobby, nombre que se debe al hijo más joven de la familia de la serie de televisión Brady Bunch. Más tarde, en la escuela secundaria, se convirtió al cristianismo y fue bautizado católico mientras asistía a la Universidad de Brown.Después de finalizar sus estudios en la Universidad de Oxford como becario Rhodes, Jindal rechazó ofertas de las escuelas de medicina y de derecho de Harvard y Yale para ejercer el cargo de secretario adjunto en el Departamento de Salud y Servicio Sociales de Estados Unidos. Después de fracasar en la pugna por el cargo de gobernador en 2003, fue elegido en 2004 a la Cámara de Representantes de Estados Unidos por un distrito de la periferia de Nueva Orleans.En el mundo de la política estadounidense, la experiencia, liderazgo y visión de futuro de un candidato son factores importantes a la hora de convocar al votante. Pero a veces, la raza, la religión y la etnia puede afectar la percepción del votantes y, en última instancia, su votación. Semejantes cuestiones salieron a colación en la pugna electoral por la gobernación, pero Jindal se negó a salir de su mensaje central de buscar un mejor futuro para Luisiana.“La gente quiere que todo sea sobre la raza”, dijo durante un debate. “Los únicos colores que importan aquí son rojo, blanco y azul”.A finales de agosto la televisión de las zonas primordialmente protestantes del norte de Luisiana difundió anuncios de publicidad que desacreditaban las creencias católicas de Jindal. Según iban pasando los días, los anuncios fueron objeto de denuncia; de hecho puede ser que consiguieran más apoyo a Jindal debido a que muchos votantes objetaron tan duramente a los anuncios.La plataforma política de Jindal se centró en la rendición de cuentas y la reforma, un mensaje con resonancia particular para un estado que tiene un pasado político colorido, con políticos cuyas conductas al margen de la ley les hicieron personajes legendarios.“Durante toda la campaña he declarado que existen dos entes que llevan las de perder si ganamos esta elección: uno es la corrupción y el otro es su compinche, la incompetencia. Lo que sí les puedo prometer es que cuando levanten la cabeza no serán tolerados y no se aceptará ninguna excusa”.El cargo de gobernador de Luisiana es uno de los casi 176.000 cargos electos para los que acudirán los votantes a las urnas en 2007, en contiendas electorales denominadas “elecciones de fuera de año”, donde no hay otros comicios para escaños en el Congreso de Estados Unidos.
Además de votaciones sobre muchas medidas electorales a nivel estatal y municipal, en 2007 otros dos estados, Kentucky y Misisipí elegirán a gobernadores, cuatro estados votarán por sus legisladores en la asamblea legislativa estatal y muchas ciudades importantes, entre ellas Chicago, Dallas, Filadelfia, Baltimore y San Francisco, elegirán a sus alcaldes.