Entradas más populares

jueves, 17 de julio de 2008

INIQUIDAD DE GENERO


Niñas de India y China viven la inequidad de género
India es el país que cuenta con la brecha de género en supervivencia más grande del mundo. Cada año se pierden 500 mil niñas como consecuencia de abortos selectivos e infanticidios, práctica que pueden suponer la “desaparición” o pérdida de 10 millones de niñas en los últimos 20 años.
Lo anterior se desprende del Informe del Estado Mundial de las Madres 2008, editado por la organización civil Save the Children, en el que se indica que la razón fundamental de esta brecha es la desigualdad en el acceso a los cuidados médicos entre niñas y niños, debido a que la preferencia por el hijo varón se encuentra muy arraigada en la cultura de este país ubicado al sur de Asia.
“En la mayoría de los países, las niñas tienen tasas de supervivencia ligeramente superiores que las de los niños. Pero en India la tasa de mortalidad en las niñas es mucho mayor que la de los niños y la brecha de género sigue aumentando”.
De cada cinco niños que mueren, fallecen ocho niñas, quienes tienen 61 por ciento más probabilidades que los niños de morir entre su primer y quinto año de vida, puntualiza el informe.
Esta desigualdad resulta de una fuerte discriminación hacia las niñas en lo que respecta a la alimentación y la prevención y atención sanitaria. Las niñas son a menudo trasladadas al hospital cuando ya se encuentran en estados más graves y, en comparación con los varones, son atendidas por personal menos calificado
En el segundo país más poblado del mundo, se emplea menos dinero para la salud de las niñas que para la de los niños y, como consecuencia, las primeras tienen menos posibilidades de recibir las medicinas y tratamientos que necesitan, indica el Informe.
En el estado indio de Punjab, señalan los resultados de un estudio, el gasto en cuidados médicos durante los dos primeros años de vida era 2.3 puntos mayor en los niños que en las niñas. Incluso cuando se logran progresos en la supervivencia infantil, las reducciones en mortalidad de las niñas se han equilibrado, como consecuencia del infanticidio femenino o de abortos selectivos.
Aunque India ha recortado la media en mortalidad infantil en un 34 por ciento desde 1990, la brecha de género en la supervivencia se ha hecho más grande, en particular en las zonas rurales donde es más extensa.
NIÑAS EN CHINA
En la República Popular China, el país más poblado del mundo, el Informe de Save the Children refiere que, al igual que en India, existe una brecha de género grande entre niñas y niños, la cual va en aumento.
Este hecho se refleja en las tasas de mortalidad, las cuales arrojan que en este país situado en el este de Asia las niñas pueden morir antes de cumplir cinco años en un porcentaje mayor de 30 por ciento en comparación con las probabilidades de los niños.
Es decir, por cada siete niños, mueren nueve niñas. Al igual que en el caso de India, la razón fundamental es la desigualdad en el acceso a los cuidados médicos entre niñas y niños, ya que se le da preferencia al cuidado de la salud del hijo varón.
Según la tradición china, las hijas son relegadas al último escalafón de la familia, puesto que en pocas ocasiones son capaces de aportar ayuda económica o de cuidar a los padres cuando son adultos mayores, por lo cual en este país tener una hija es una decepción.
Además, en 1979 China adoptó la política de "un solo hijo en cada familia", la cual trajo consecuencias para las niñas, ya que esta conlleva que las familias quieran tener un hijo varón, por lo que desde la creación de esta política, millones de niñas son abortadas, otras arrojadas a cloacas y otro tanto son abandonadas en las calles por sus propias familias.