Entradas más populares

lunes, 14 de julio de 2008

FEMINISMO EN DISCURSO ECOLOGISTA


El feminismo en el discurso ecologista
«Para mí, ecología y feminismo han sido inseparables. Y la expresión “mujeres diversas por la diversidad” es una forma de combinar los derechos de las féminas y los naturales, celebrando nuestra diversidad cultural y biológica». Esta es la filosofía que defiende Vandana Shiva, una de las más prestigiosas activistas medioambientales de la India que fue galardonada en 1993 con el Premio «Right Livelihood», también conocido como el Premio Nobel alternativo, por «situar a las mujeres y a la ecología en el corazón del discurso del desarrollo moderno».
No en vano, Shiva se hizo famosa en los años 70 cuando participó en el «Movimiento Chipko», por el cual las mujeres se abrazaban a los árboles para evitar que fueran talados en la región india del Himalaya. «La defensa de los derechos de la naturaleza y los derechos de la gente han venido juntas en la democracia de la Tierra, la democracia de toda forma de vida en el planeta, una democracia activa que apoya y es apoyada por la cultura y la economía», defiende Shiva en la introducción a la página «web» de su organización, Navdanya.
Esta institución, fundada por la heroína del medio ambiente indio, comenzó como un programa de la Fundación para la Investigación de la Ciencia, Tecnología y Ecología en 1984, el año de la violencia étnica en el Punjab y de la catástrofe de Bhopal, en la que miles de personas murieron por una fuga química de la empresa Union Carbide.
Rescatar cultivos
Debido a la convulsa situación que atravesaba la India en ese momento, Vandana Shiva se propuso apoyar a los pequeños agricultores para conservar y rescatar cultivos y plantas que se hallaban al borde de la extinción con el fin de volver a comercializarlos directamente en el mercado.
Con este objetivo, el programa de conservación de la biodiversidad de Navdanya cuenta con su propio banco de semillas y granja orgánica en una superficie de ocho hectáreas en la región de Uttranchal, al norte de la India. En dicho centro de investigación, los miembros de esta organización tratan de recuperar los conocimientos agrícolas tradicionales como un antídoto contra el rodillo de las grandes multinacionales agroalimentarias que ha impuesto la globalización.
«Cuando descubrí que la ciencia y la tecnología sólo servían al interés de los poderosos, dejé el lado académico para crear la Fundación para la Investigación de la Ciencia, Tecnología y Ecología, una institución de interés público», asegura Shiva, quien después fundó Navdanya «para defender la biodiversidad y los derechos de los campesinos cuando descubrí que las grandes corporaciones globales querían patentar semillas, cultivos y formas de vida».
En esta lucha contra la uniformidad que entraña la globalización, Navdanya se enorgullece de haber consolidado durante las dos últimas décadas mercados donde los agricultores indios pueden comercializar productos sanos, sabrosos y de alta calidad para los consumidores. Además, Shiva aboga por el comercio justo y la sostenibilidad de las pequeñas explotaciones agrícolas no sólo en los países en vías de desarrollo de Asia, Latinoamérica y África, sino también en naciones industrializadas como Suiza, Austria e Irlanda, donde ha asesorado a sus agricultores. A su juicio, «las pequeñas granjas biodiversas aumentan la productividad, mejoran los ingresos rurales y fortalecen la seguridad ecológica».
Contra las normas de la OMC
Shiva es una de las figuras más representativas del Foro Internacional sobre la Globalización, junto a destacados personajes como Ralph Nader, y se ha aliado con movimientos que se muestran muy críticos con las normas que impone la Organización Mundial del Comercio (OMC), que llevan a muchos campesinos a abandonar sus cultivos o, como ocurre en la India, incluso a suicidarse asfixiados por las deudas.