Entradas más populares

jueves, 12 de junio de 2008

A TODO CORAZON...


Ambos géneros, con igual tasa de éxito en intervención cardíaca
En los últimos 25 años, los resultados de corto y largo plazo de los procedimientos para eliminar en las mujeres las obstrucciones en las arterias coronarias mejoraron hasta alcanzar los obtenidos en los hombres, indicó un estudio realizado en Estados Unidos.
Expertos de la Clínica Mayo, en Rochester, Minnesota, publicarán los hallazgos en Journal of the American College of Cardiology.
El procedimiento, llamado intervención coronaria percutánea (PCI, por sus siglas en inglés), se puede realizar con distintas técnicas que "abren" las arterias mayores obstruidas por la acumulación de placas de depósitos de colesterol, una condición conocida como aterosclerosis.
Un método habitual es la angioplastia, en la que se coloca un balón diminuto en la zona de la obstrucción con ayuda de un catéter a través de la arteria de la entrepierna o el brazo. Luego, se infla el balón para abrir la arteria.
También se suelen utilizar láseres y stents, que son tubos metálicos pequeños.
"Esta es una muy buena noticia para las mujeres", declaró el doctor Robert F. Wilson, coautor de un editorial que aparecerá en la revista.
"Hace diez años, la angioplastia coronaria y la cirugía de bypass eran más riesgosas para las mujeres que para los hombres", dijo el experto.
Los médicos de la Clínica Mayo informaron que, ahora, cuando se tienen en cuenta los riesgos de la edad y otras enfermedades, el peligro de las mujeres de morir por una angioplastia coronaria disminuyó significativamente.
"Asimismo, cuando se tienen en cuenta factores como la diabetes y la edad, el riesgo de una mujer de morir después de una angioplastia es el mismo que para los hombres", agregó el el autor.
Para analizar si las diferencias de género en la mortalidad después de las PCI cambiaron en los últimos 25 años, el equipo dirigido por Mandeep Singh revisó los resultados en 7.904 pacientes a los que se les había hecho el estudio entre 1979 y 1995 (el grupo más antiguo, con un 28 por ciento de mujeres) y en 10.981 pacientes estudiados entre 1996 y el 2004 (el grupo nuevo, con un 31 por ciento de mujeres).
Comparadas con los hombres, las mujeres a las que se les hicieron PCI eran cinco años mayores y más propensas a tener diabetes, hipertensión o colesterol alto, informaron los investigadores.
A pesar de eso, la tasa general de éxito de PCI fue similar en mujeres y hombres: del 89 y del 90 por ciento, respectivamente.
Las tasas de mortalidad a 30 días mejoraron significativamente en mujeres y hombres. La supervivencia a largo plazo fue similar entre los grupos nuevos y más antiguos de hombres y mujeres.
En análisis para ajustar la edad y la presencia de otras enfermedades en las mujeres, no se hallaron diferencias significativas entre mujeres y hombres a partir de 1994, ya sea en los resultados a 30 días o a 1 año, indicó el estudio.
Investigaciones previas demostraron que las mujeres son menos propensas que los hombres a ser derivadas para realizarse estudios invasivos, declaró Singh por escrito.
"Crear conciencia de esto en los médicos nos permitirá superar este sesgo. En la decisión de derivar a un paciente a una PCI no debería influir su género". añadió el autor.
"En la última década, mejoraron significativamente las herramientas para realizar una angioplastia, desde los nuevos stents para mantener las arterias abiertas hasta los anticoagulantes para evitar la formación de coágulos e infartos", dijo Wilson.
Asimismo, aprendimos muchísimo de miles de estudios clínicos que nos ayudan a elegir el mejor enfoque para cada paciente, finalizó el especialista.