Entradas más populares

martes, 24 de junio de 2008

OLA DE DELINCUENCIA


Calvià. protestas por el aumento de pequeños robos y la falta de vigilancia nocturna en las playas
La falta de seguridad ciudadana inquieta a residentes y comerciantes de Magaluf
Exterior del comercio cuyo propietario fue asaltado y apuñalado el pasado 10 de junio.
Reclaman más presencia policial tras los últimos sucesos, el apuñalamiento de un comerciante y la violación de una joven
MOURE. CALVIÀ. Vecinos y comerciantes del núcleo turístico por excelencia de Calvià, Magaluf, han expresado su inquietud por el nivel de seguridad ciudadana en esta población. Las personas consultadas por este diario echan en falta más presencia policial para acabar con la sensación de impunidad que existe, dicen, a determinadas horas del día. El incremento de pequeños robos, el descontrol de turistas en estado etílico y la poca vigilancia en las playas por las noches son algunos de los problemas que mencionan."Yo siento miedo", dice Gurinder Singh, que trabaja en la tienda cuyo propietario resultó herido de gravedad tras ser apuñalado el pasado 10 de junio al sufrir un robo. "Antes abríamos hasta las once o doce de la noche, y ahora cerramos a las nueve y media. ¡Mi vida es muy importante!", explica. Cerca de este negocio, ubicado en la calle Carabela, otro comerciante que prefiere no identificarse constata que "durante todo el día hay follones". "La gente ya viene borracha por la mañana. Están en la calle bebiendo. El otro día, salí a la calle y uno me tiró un balón. Yo me lo quité de encima y él me hacía después gestos amenazantes. Yo lo único que quiero es trabajar y no tener problemas, como todo el mundo", declara.Aumento de robosMariano Fernández, de Perfumerías Tintín, considera que se ha dado un "aumento espantoso de robos". Fernández agrega que el nivel de los turistas que llegan año tras año va en descenso. Una trabajadora de un bar de copas en el centro de Magaluf, Paulina Nevin, refiere cómo compañeras suyas van con más cuidado a la hora de volver a su casa por la noche, después de sucesos como el ocurrido a finales de mayo cuando una joven británica estuvo a punto de morir tras ser asaltada y violada. "A según qué horas, no hay nadie vigilando. Por ejemplo, por la mañana en la playa. Se oyen a veces gritos y no sabes si puede estar pasando algo o no. Yo pienso que hace unos años sí que había más vigilancia", manifiesta."Lo nunca visto"Cerca del bar donde trabaja Nevin, una residente en Magaluf que prefiere mantener el anonimato asegura: "Aquí están pasando cosas que nunca habían pasado en los 30 años que llevo aquí. Esto era un paraíso". A su lado, un familiar secunda su opinión, agrega que la "calidad" del turismo ha descendido preocupantemente y concluye con una crítica a la policía. "Que vigilen más en vez de recaudar tanto por tonterías".La patronal de comerciantes turísticos Acotur lamenta los "efectos negativos" que puede tener la difusión pública de los últimos sucesos ocurridos en Magaluf y reclama que se pongan los "mecanismos necesarios para dar muestras de seguridad"."El alcalde Carlos Delgado debería convocar la Junta local de Seguridad. Hace falta más presencia policial para crear un efecto disuasorio", dice el presidente de Acotur, Pepe Tirado. Añade que el actual conflicto laboral que mantienen los policías municipales con el equipo de gobierno "no ayuda" a mejorar la cuestión de la seguridad.