Entradas más populares

domingo, 8 de junio de 2008

ALIMENTOS PARA EL MUNDO


ENFOQUE-Revolucionario indio, otra vez en el centro de atención
NUEVA DELHI (Reuters) - Cuarenta años después de haber ayudado a rescatar al mundo de una creciente hambruna y un profundo pesimismo sobre el futuro del abastecimiento alimenticio, Monkombu Sambasivan Swaminathan está nuevamente haciendo campaña por una revolución, esta vez una perpetua.
El científico de 82 años, apodado como el padre de la Revolución Verde por ayudar en el desarrollo de una semilla de trigo híbrida que permitió a los granjeros indios incrementar dramáticamente sus rendimientos, dice que la crisis actual de alimentos le ofrece al mundo una oportunidad de poner a los granjeros en el camino correcto hacia un crecimiento infinito.
En la "Eterna Revolución" del siglo XXI, como él la llama, la agricultura de conservación y la tecnología ecológica provocarán un cambio sustentable que podría permitirle a India convertirse en un mayor proveedor de alimento al mundo.
"Estoy muy feliz ahora, porque en cada crisis hay una oportunidad," dijo el científico a Reuters en su departamento gubernamental en el corazón de Nueva Delhi, un beneficio extra de su pertenencia a la cámara alta de India. "Esta vez conducirá a una revolución eterna," agregó.
Esas serían muy buenas noticias para los millones de personas empobrecidas y las naciones importadoras de alimentos, que están luchando contra el repentino aumento en los precios de los cultivos básicos, causado en parte por las vedas proteccionistas al comercio por parte de algunos exportadoras, incluyendo India.
La casi triplicación este año en el precio del arroz -el principal ingrediente básico de los pobres del mundo- ha puesto el asunto de relieve. El aumento causó disturbios en Haití y elevó el riesgo de inanición para los cientos de millones que dependen de alimentos subsidiados.
Con la ansiedad por el suministro de alimentos en su nivel más alto desde la década de 1960, este ex académico de Cambridge está más atareado que nunca, igualmente apasionado y muy solicitado.
"Mi esposa dice que no tengo más que una idea en la cabeza," comentó durante una entrevista apresurada entre una reunión con un analista de la correduría asiática CLSA y una consulta con un grupo de políticos regionales. Su esposa Mina, una defensora de los derechos de las mujeres que conoció a Swaminathan en Cambridge hace más de 50 años, impone un momento de tranquilidad para su siesta diaria, parte de un régimen que ayuda a darle la energía y concentración típicas de un hombre varias décadas menor.
Una leve joroba y un poco de canas son los pocos signos de su avanzada edad.
PISTAS DESDE 1960
La crisis actual todavía está lejos de aquella de la década de 1960, cuando China fue golpeada por una hambruna mortal e India apenas se las arregló con importaciones precarias, reviviendo la lúgubre opinión maltusiana de que la población del mundo estaba creciendo demasiado rápido para alimentarse a sí misma.
Swaminathan, entonces un joven científico que rechazó codiciados puestos en la academia y en el Gobierno para trabajar en estudios agrícolas, ayudó a cruzar semillas de trigo que le permitieron a India más que triplicar su cultivo anual en sólo 15 años.
La producción estadounidense solo ha crecido un tercio desde entonces.
Científicos en Filipinas también habían desarrollado una súper variedad de arroz en ese mismo momento, y una mejor irrigación y el uso de fertilizantes ayudaron a sacar a India del borde de la hambruna.
Pero Swaminathan afirma que algunas semillas de la crisis actual fueron sembradas durante su propio auge revolucionario.
"La Revolución Verde creó una sensación de euforia de que creíamos haber solucionado nuestro problema productivo. Ahora estamos en una meseta en nuestra producción y productividad. Tenemos un problema de subinversión en la infraestructura rural," explicó el científico. Con las semillas genéticamente avanzadas, los granjeros pasaron por alto el daño ecológico en potencia del uso pronunciado del fertilizante, la bajada del nivel freático debido a la mayor irrigación y el impacto de los reiterados ciclos de cultivo sobre la calidad del suelo.
COMIDA RUSTICA
El cree que hemos aprendido de estas lecciones, y que la nueva oleada de mejoras incluirá en su centro consideraciones ambientales, sin la necesidad de regresar a los laboratorios genéticos.
"Un avance a corto plazo tendrá que ser un desastre agrícola a largo plazo," afirmó Swaminathan, quien ocupó varios puestos en instituciones mundiales de agricultura antes de fundar su organización sin fines de lucro.
Pero todas sus ideas son populares.
A algunos en el extranjero no les impresiona su foco en la autosuficiencia de India como objetivo primario, y aquellos en casa cuestionan el cultivo de alimentos de más fácil crecimiento como granos más gruesos en lugar de más finos.
Con una serie de medidas sugeridas para dar comienzo al sector en problemas, Swaminathan cree que a los granjeros se les debería permitir jugar un rol clave en encabezar el cambio, si bien lamenta que haya tenido que ocurrir una crisis para finalmente volver la atención mundial a la tierra.
"Los granjeros sólo se vuelven importantes cuando suceden los desastres," afirmó el científico.