Entradas más populares

viernes, 2 de mayo de 2008

IMPUNIDAD EN DEMOCRACIA INDIA

Denuncian la impunidad en democracias formales como Colombia o México en casos de periodistas asesinados
Irak, Sierra Leona y Somalia encabezan la lista mundial de países con mayor impunidad en los casos de asesinatos de periodistas, según revela el informe Impunity Index, del Comité para la Protección de Periodistas (CPJ). La lista está formada por 13 países, entre los que se incluyen democracias formales más o menos consolidades, como Colombia, India, Rusia, Filipinas o México.'Cada vez que es asesinado un periodista y se permite que su asesino vaya libre por la calle se envía un mensaje terrible a la prensa y a todos aquellos que pueden hacer daño a los periodistas', declaró el director ejecutivo de CPJ, Joel Simon. 'Los Gobiernos deben hacer más para demostrar que realmente están comprometidos con la libertad de prensa', añadió. 'Decir que se está de acuerdo no ayuda a salvar las vidas de periodistas. Pedimos actuaciones, investigaciones y persecuciones enérgicas a todos los homicidas de periodistas', manifestó.El Impunity Index, publicado ayer con motivo de la celebración, este próximo sábado, del Día Internacional de la Libertad de Prensa, da cuenta de una serie de pautas de impunidad presentes en trece países. Las conclusiones generales revelan que la mayoría de los países que figuran en el informe son democracias formales, sin guerras internas generalizadas y en los que teóricamente funcionan los órganos de justicia y seguridad. Pese a ello, los periodistas son objetivos habituales y 'nadie rinde cuentas' de los homicidios, según CPJ.Los periodistas del sur de Asia son 'particularmente vulnerables', según el índice, que incluye los casos de Sri Lanka, Afganistán, Nepal, Bangladesh, Pakistán e India. En Irak, con un conflicto armado de envergadura, la gran mayoría de los periodistas muertos son víctimas de homicidios y no de fuego cruzado. Los periodistas locales son los más vulnerables en todo el mundo. De hecho, la mayoría de los casos registrados en Impunity Index corresponden a periodistas muertos en sus propios países.El índice, que se publica por primera vez este año, sitúa a los países no tanto por el número de casos impunes como por la relación entre éstos y la población total. El estudio se basa en la situación correspondiente al periodo entre 1998 y 2007 y sólo incluye los países en los que haya al menos cinco casos sin resolver.IRAK, SIERRA LEONA, SOMALIA Y COLOMBIAEn el primer lugar de la lista figura Irak, 'el país más peligroso del mundo para la prensa desde la invasión de 2003 liderada por Estados Unidos'. 'Por lo general los periodistas no mueren en combate', sino que 'en su mayoría son objeto de ataques por motivos profesionales', asegura la organización. La mayoría de las víctimas son iraquíes y 'el 79 por ciento de los casos no se han resuelto'.En Sierra Leona, donde en 2002 concluyó una guerra civil de once años de duración, permanecen impunes nueve casos de periodistas asesinados, sobre todo 'durante un momento particularmente brutal, en enero de 1999, cuando los rebeldes tomaron la capital, Freetown', indica CPJ. Por su parte, Somalia, un país controlado por los 'señores de la guerra' desde 1991 y que sigue fragmentado después de que las tropas etíopes ayudaran a instalar al actual gobierno a finales de 2006, siguen sin resolverse los asesinatos de cinco periodistas.En cuarto lugar figura Colombia. 'En la gran mayoría de los casos, los periodistas son objeto de ataques y de asesinatos por sus labores informativas', se lee en el informe. 'Al menos 20 casos quedan por resolver, incluido el asesinato, en 2003, del conocido periodista de investigación Guillermo Bravo Vega', afirma CPJ.El quinto país de esta lista es Sri Lanka, donde los periodistas son más víctimas de asesinatos que de fuego cruzado, pese a la guerra civil entre el Gobierno y los Tigres de Liberación de la Tierra Tamil (LTTE). En cuanto a Filipinas, 'pese a que el país tiene una prensa libre y vibrante, los periodistas que cumbren los casos de corrupción y crimen o los temas políticos son objeto de reiterados actos de violencia', según el informe. 'Los comentaristas de televisión y los reporteros de las provincias son especialmente vulnerables' y tanto políticos como policías 'han estado implicados en numerosos asesinatos. 'No obstante, la corrupción del sistema judicial ha bloqueado los esfuerzos por perseguir a los perpetradores y no ha habido procesamientos en 24 casos', añade.AFGANISTÁN, RUSIA, MÉXICOAfganistán es otro país en guerra donde los periodistas son más víctimas de asesinatos que de fuego cruzado. Siete casos están por resolver. En este país 'la mayoría de las víctimas son extranjeros, antes que reporteros locales'. Por otra parte, en Nepal aún no se han resuelto cinco casos de asesinatos, todos ellos de periodistas locales y cuatro de ellos correspondientes a reporteros secuestrados y ejecutados en cautividad.En Rusia, que ocupa el noveno lugar en un contexto de corrupción política y empresarial y de abusos generalizados de Derechos Humanos, desde 1998 permanecen impunes los asesinatos de catorce periodistas, desde el de la muy conocida reportera de investigación Anna Politkovskaya, muerta a tiros frente a su casa en 2006, hasta el editor estadounidense Paul Klebnikov, asesinado en una calle de Moscú en 2004.En México, los principales problemas se derivan del tráfico de drogas, el crimen organizado y la corrupción. En este país, que ocupa el décimo lugar de la lista, siguen sin aclararse los asesinatos de siete periodistas, en su mayoría reporteros locales. Es el caso de Francisco Ortiz Franco, director de un semanario de Tijuana, 'Zeta', asesinado a plena luz del día en el centro de la ciudad en 2004.La inestabilidad política y la corrupción son la causa de que ocho asesinatos de periodistas, todos ellos locales, permanezcan impunes en Bangladesh. En cuanto a Pakistán, en un contexto de disturbios políticos, violencia religiosa y sublevaciones tribales, ocho periodistas han sido asesinados desde 1998 sin que sus casos hayan sido resueltos.Por último, en su vecina y rival histórica, India, los periodistas son víctimas de la violencia política y del crimen organizado. En este país, la 'democracia más grande del mundo', cinco casos permanecen impunes, todos ellos de periodistas locales.