Entradas más populares

sábado, 19 de abril de 2008

MEXICO:LO QUE SE PERDIERON LOS DIPUTADOS

De lo que se perdieron los diputados
Encerrados en San Lázaro, con cobijas, barricadas, cafeteras y mantas, los diputados del PRD, Convergencia y el PT se negaron a recibir a la presidenta de India, Pratibha Devising Patil.
El Congreso mexicano debió haber escuchado ayer, en sesión solemne, el discurso de la mandataria.
Senadores y diputados del Frente Amplio Progresista prefirieron seguir encerrados en sus pequeñeces, en vez de prestar atención a lo que ocurre en el mundo.
Su actitud nos recuerda una anécdota de Emilio Zolá, cuando hacía trabajo de campo para escribir su libro Germinal, en la segunda mitad del siglo diecinueve.
Zolá visitó las minas de Montsou, en el norte de Francia, donde encontró un ambiente de miseria, relaciones humanas sórdidas, alcoholismo...
En una de las minas el escritor observó unos caballos que transportaban el mineral. Eran caballos ciegos a causa de la oscuridad y del polvo de azufre.
El propio Zolá había entrado a la mina por un pequeño agujero por el que apenas cabía un ser humano.
Asombrado, le preguntó al guía:
-¿Me puede explicar por dónde entraron esos caballos?
-Por ningún lado, señor. Aquí nacieron, respondió el minero.
Así están nuestros diputados, como los caballos de las minas de Montsou.
Encerrados en la opacidad de su pequeño mundo.
Para vergüenza nuestra, fue imposible que ella acudiera a San Lázaro porque un grupo de diputados del PRD, el PT y Convergencia mantienen tomada la tribuna y se negaron a aceptar la presencia de la mandataria.
Si hubieran oído a la presidenta de India, valorarían el hecho de que en ese país de mil 200 millones de habitantes pueden convivir en paz los musulmanes con los cristianos y los sikh con los hindúes.
Qué bueno habría sido que nuestros diputados y senadores escuchasen que desde 1991 la India decidió abrir su economía y que en ese período poco más de 300 millones de habitantes han salido de la pobreza y forman una emergente clase media.
Dentro de cuatro décadas, ese país de pobreza extrema, será la tercera economía del mundo, sólo detrás de Estados Unidos y China.
Antes de 1991, India era más pareja: casi todos en la miseria extrema, como consecuencia de una economía cerrada y de corte socialista.
India, un país con escasos recursos naturales si la comparamos con México, apostó en serio por la educación de calidad. Y ahora ha empezado a cosechar los resultados.
Cada año egresan, de los institutos tecnológicos de India, 500 mil ingenieros de alta calidad.
India tiene nueve veces más ingenieros que China y su prestigio es tan o más alto que los egresados de los tecnológicos de Estados Unidos.
Tiene más de tres millones de graduados en tecnologías de la información y un millón de doctorados en ciencias.
Más de 30 por ciento de los ingenieros que trabajan en Silicon Valley, California, son indios.
Sus exportaciones de software crecen año con año: catorce mil millones de dólares anuales, y van por más.
La biotecnología le reporta ingresos por más de tres mil millones de dólares anuales.
Medio millón de estadunidenses hacen sus declaraciones de impuestos a través de despachos indios que, por medio de la red, les llevan la contabilidad, a un costo muy inferior a lo que se cobra en Estados Unidos.
Hospitales de Estados Unidos envían por escáner las radiografías a India y expertos radiólogos las interpretan mientras los médicos estadunidenses duermen.
Por la mañana, al llegar a su trabajo, las tienen en su computadora.
Esos servicios, denominados outsourcing, le van a generar a India 30 millones de empleos en los siguientes 12 años.
El 10 por ciento de los alumnos de la Escuela de Negocios de Harvard son indios.
India tiene cincuenta mil estudiantes en universidades de Estados Unidos, mientras México sólo tiene 10 mil.
Antes de 2015, señalan estudios, las empresas europeas trasladarán más de un millón de empleos a India.
Estados Unidos habrá perdido cinco millones de puestos de trabajo, que se mudarán a India en ese plazo.
Para ese año, India tendrá 18.5 millones de graduados en ciencia y tecnología.
En eso está India.
Y los diputados del PRD, el PT y Convergencia están en lo suyo: como los caballos ciegos que vio Zolá.