Entradas más populares

miércoles, 30 de abril de 2008

MANISHA SINGH VISITA GUATEMALA



Guatemala no aprovecha libre comercio con EE.UU.
A casi dos años de la vigencia del CAFTA, las exportaciones a Estados Unidos han crecido 5.3 por ciento; las importaciones de EE.UU. crecieron 12.7 por ciento.
Mientras países como Colombia, Perú y Costa Rica logran crecimientos espectaculares en sus exportaciones a EE.UU. aún sin contar con un tratado vigente, Guatemala no le saca todo el provecho al Tratado de Libre Comercio entre Centroamérica y EE.UU. (CAFTA, por sus siglas en inglés). En el caso de Colombia, cuyo tratado está entrampado en el Senado, las exportaciones hacia EE.UU. crecieron un 48.2 por ciento en febrero pasado; y Costa Rica recien firmó un acuerdo con la Ciudad de Cleveland para emplear su puerto sobre el Lago Eire para abastecer ciudades de la región Medio Este.Antes de la incorporación de Guatemala al Cafta, el 1 de julio de 2006, las expectativas eran de que Guatemala registraría grandes beneficios. Dos años después, las cifras del Banco de Guatemala reportan que las exportaciones a EE.UU. crecieron 5.3 por ciento en 2007 (US$2 mil 932.4 millones), pero las importaciones de EE.UU. crecieron 12.7 por ciento (US$4 mil 589.1 millones).Los resultados del presente año son menos alentadores. Las exportaciones a EE.UU. registran un crecimiento del 4.8 por ciento durante los dos primeros meses de 2008 (US$519 mil) con respecto a igual periodo de 2007 (US$495 mil), además que ya se empieza a percibir una caída en las exportaciones de prendas de vestir (21 por ciento en marzo) y flores a Estados Unidos, que se atribuye a la crisis económica en ese país.
A paso lentoLa primera en advertirlo fue la subsecretaria adjunta del Departamento de Estado de EE.UU., Manisha Singh, durante una visita al país a fines de marzo. Singh afirmó que Guatemala no ha aprovechado las oportunidades que le concede el CAFTA .Carolina Castellanos, directora ejecutiva de la Cámara Guatemalteco-americana (AmCham), reconoce que las exportaciones no se han incrementado en los niveles que quisiéramos. Considera han sido las empresas “más grandes” las que sacan provecho a la apertura del mercado estadounidense, y las pequeñas y medianas están aún al margen.
Falta competitividadTulio García, presidente de la Asociación Guatemalteca de Exportadores (Agexport), también coincide en que el país no está aprovechando verdaderamente el TLC, pues si bien las exportaciones mantienen una tendencia ascendente, no se está dando al ritmo de otros países. Advierte que Guatemala no ha logrado elevar su competitividad y, por consiguiente, aún “no logramos producir el volumen al tiempo que ellos piden”, señaló.Las exportaciones de Guatemala a EE.UU. han crecido de US$2 mil 215.7 millones en 2002 a US$2 mil 932.4 millones en 2007, sin embargo, las importaciones de EE.UU. casi se han duplicado de US$2 mil 789.7 millones a US$4 mil 589.1 millones durante el mismo periodo, por lo que el déficit comercial se ha triplicado de US$574 millones a US$1,656.7 millones.
Estímulo a la producción Para Mariano Rayo, presidente de la Comisión de Economía del Congreso, la falta de competitividad respecto a otros países se debe a altos costos de producción, tarifas eléctricas, apreciación del tipo de cambio y la falta de estímulos a pequeños productores. Hugo Maúl, director del Centro de Investigaciones Económica Nacionales (CIEN), afirma que si no se propician las inversiones en infraestructura, capacitación o no se impulsan acciones conjuntas entre el sector público y privado, en un año estaremos quejándonos de los mismos problemas, concluyó.
Meta: ser un país exportadorLa Agexport se fundó hace más de 25 años con la meta de convertir a Guatemala en un país exportador. De 1986 a la fecha, las exportaciones se han incrementado de US$1,061 millones hasta US$6 mil 925 millones en 2007. La oferta exportable pasó de 149 a 4 mil 153 productos y el número de empresas exportadoras se multiplicó de 237 que exportaban a 9 países a 4 mil 7 compañías que atienden 139 mercados.Pese a este destacado crecimiento, que implica ser los mayores productores mundiales de productos nuevos como la arveja china y ejote francés, Guatemala no ha logrado consolidarse como un país netamente exportador. Las importaciones se han incrementado desde US$959.5 millones en 1986 hasta los US$13 mil 578 millones en 2007, es decir, que ya duplican a las exportaciones, mientras el déficit comercial alcanza US$6 mil 652 millones.La meta de la Agexport es duplicar las exportaciones a US$12 mil millones en 2012, e incrementar la cifra de empleos de 1.1 millones a 2.2 millones.Para ello, Fanny de Estrada, directora ejecutiva de Agexport, dijo que están impulsando varios programas en alianza con el Gobierno, municipalidades y pequeños productores. El primero de ellos es con el Ministerio de Agricultura, Ganadería y Alimentación, que tiene como fin construir unos 200 pozos de riego en un plazo de 4 años, lo cual permitirá habilitar más de 8 mil hectáreas de nuevos cultivos y exportar 300 millones de libras de vegetales. En algunos lugares donde solo se pude obtener una o dos cosechas anuales, se podría lograr una tercera cosecha, lo que incrementaría a 30 por ciento las exportaciones. Además, constuir 300 centros de acopio para 20 mil agricultores.También certificar a 20 mil productores, lograr la admisibilidad a EE.UU. de 10 nuevos productos (ya casi se logran los arándanos y avanza la gestión de los aguacates), lanzar 12 nuevas colecciones de artesanías para el mercado internacional, crear un cluster con 1,280 pequeñas carpinterías rurales para que se vuelvan exportadoras, así como un programa para constituir 30 municipios exportadores, entre los que tienen interés están Concepción, Sololá y Guastatoya.Otra área con gran potencial son los servicios (contact centers, software, turismo de salud), donde se tiene una meta de crear 500 mil empleos. Pero esto requiere mejorar la competitividad del país, reducir la inseguridad, tarifas de electricidad (US$0.09 por kilovatio); ratificar el convenio 175 de la Organización Internacional de Trabajo (OIT), que permitiría crear empleos de tiempo parcial; una ley de zonas francas rurales para municipios exportadores; reducir costos de transporte, puertos y aduanas; aprovechar los tratados comerciales; programas de inteligencia comercial, para mejorar el clima de negocios del país y atraer más inversiones, concluyó.