Entradas más populares

miércoles, 30 de abril de 2008

ABORTO SELECTIVO: UN CRIMEN INCIVILIZADO


Primer ministro indio califica el feticidio femenino de 'incivilizado'
El primer ministro indio, Manmohan Singh, lanzó hoy una dura diatriba contra el aborto selectivo de niñas, un fenómeno que afecta sobre todo a las regiones más ricas de la India y que ha conducido a una caída del número de mujeres respecto al de hombres.'Es una de las prácticas más inhumanas, incivilizadas y reprensibles', aseguró Singh durante la presentación de la conferencia nacional 'Salvemos a las niñas', en declaraciones recogidas por la agencia india IANS.El problema del feticidio femenino es más acusado en las regiones más ricas, como el Punjab (noroeste), con 798 niñas por cada mil niños, Haryana (noroeste, 819), Nueva Delhi (868) y Gujarat (oeste), con 883 niñas por cada mil niños.'Esto indica que la creciente prosperidad económica y los niveles de educación no han llevado a un correspondiente alivio del problema', dijo el primer ministro.Para Singh, las niñas indias son vulnerables debido a factores como los matrimonios tempranos, el pago de dotes, la deficiente nutrición o la mala situación de la mujer respecto al hombre en los lugares públicos.'La mentalidad patriarcal y la preferencia por el hijo varón se complica además por la conducta poco ética de miembros del gremio médico que ofrecen servicios de determinación de sexo', esgrimió.Entre 1981 y 2001 (fecha del último censo), la relación de niñas a niños cayó desde 962 hasta 927 por cada mil varones nacidos, algo 'alarmante' según el primer ministro.El Gobierno indio ha cifrado en 'más de un millón' el número de abortos de fetos femeninos registrados cada año en el país y se ha comprometido a aprobar una ley para acabar con este drama.En la India, el hijo varón perpetúa el linaje, hereda la propiedad y tiene el deber de cuidar de sus padres cuando envejezcan, mientras que tener una hija supone hacer frente al pago, en el momento del matrimonio, de una costosa dote que muchas familias no pueden permitirse el lujo de pagar.Además, el acceso a las nuevas tecnologías ha permitido a partir de 2003 que las familias puedan determinar el sexo del bebé mediante ecografías y decidan abortar en función de si el feto es niño o niña.