Entradas más populares

lunes, 24 de marzo de 2008

SOLDADOS MUERTOS EN IRAK

Sentimientos encontrados a cinco años de la muerte de soldado guatemalteco en Irak

José Gutiérrez fue uno de los primeros en caer, muerto por fuego amigo en la polvorienta población de Umm Qasr en los primeros momentos de la invasión a Irak en 2003.
Gutiérrez era un ambicioso migrante guatemalteco que soñaba con convertirse en arquitecto y, junto a un médico nigeriano, un soldado chino que añoraba llegar a ser un general del ejército, un indio cuya lápida muestra el primer Khanda, emblema de la religión Sikh, en el cementerio de Arlington, es uno de los 100 miembros extranjeros del ejército de Estados Unidos que se ganaron su ciudadanía al morir en Irak.
Ya muerto, el joven marino fue cubierto de honores con los cuales su familia sólo habría podido soñar si estuviera vivo. Su hermana fue llevada en avión desde Guatemala para el funeral, donde un cardenal presidió el cortejo y oficiales militares de alto rango hicieron reverencias ante su ataúd cubierto con la bandera de Estados Unidos.
Aún así, su madrastra, agonizaba mientras acompañaba el cuerpo de regreso a Guatemala para el entierro. Y la pregunta entre sus familiares es: ¿Por qué José tuvo que morir por Estados Unidos para verdaderamente sentirse estadounidense?
El cardenal Roger Mahony de Los Ángeles, que atendió el servicio de Gutiérrrez, lo ve de otra forma. “Hay algo terriblemente equivocado con nuestras políticas de inmigración si alguien muere en el campo de batalla para ganarse la ciudadanía”, dijo Mahony en una carta que dirigió al presidente George W. Bush en abril de 2003.
El prelado pidió al gobernante que garantizara inmediatamente la ciudadanía para todos los migrantes que se apuntaran para el servicio militar en tiempo de guerra. “Ellos no deberían esperar hasta que regresan a casa en un ataúd”, dijo Mahony.
Pero mientras la guerra continúa, más y más migrantes se convierten en ciudadanos difuntos, y más y más familias están lidiando con profundos sentimientos encontrados acerca de lo que realmente significa este honor.
El certificado de ciudadanía de Gutiérrez fue presentado a Nora Mosquera en un acto ofrecido en su memoria. Mosquera fue quien lo adoptó luego de que el héroe de guerra llegara de forma ilegal a Estados Unidos.
“Por una parte sentí que su ciudadanía llegó muy tarde para él, pero también sentí gratitud y orgullo por él. Supe que esto le abriría las puertas a la familia”, dijo Mosquera.