Entradas más populares

jueves, 20 de marzo de 2008

EL DALAI LAMA, EN EL PUNJAB


El Dalai Lama se reúne con representantes del exilio tibetano


DHARAMSALA, India (Reuters) - El Dalai Lama se reunió el miércoles, en su residencia en el norte de India, con líderes de grupos de tibetanos exiliados, mientras muchos activistas critican lo que consideran una posición demasiado blanda del líder espiritual ante China.

El Dalai Lama, que ha cuestionado algunas de las tácticas utilizadas por los manifestantes del exilio, como marchar hasta la frontera con China, intentó explicarle a los líderes, muchos de ellos de una generación más joven, su posición de lucha por la autonomía del Tíbet, más que por la independencia.

"Les expuso sus sentimientos y les dijo que quizás es tiempo de pensar a largo plazo", dijo a Reuters un portavoz del Dalai Lama, Chhime Chhoekyapa. "Pero si lo han escuchado, depende de ellos".

El encuentro duró unos veinte minutos. Los líderes de las protestas, tras abandonar la residencia, se reunieron entre ellos.

China advirtió sobre una lucha de "vida y muerte" con el Dalai Lama el miércoles, mientras busca poner fin a una ola de protestas en sus regiones tibetanas mediante arrestos y un estrechamiento del control policial.

El primer ministro chino, Wen Jiabao, acusó al líder espiritual tibetano de haber orquestado las protestas desde Dharamsala, donde tienen su base el Dalai Lama y el Gobierno en el exilio.

El Dalai Lama niega esos cargos.

La policía india parece haber moderado su posición ante los manifestantes tibetanos que marchan hacia la frontera china, permitiendo a un grupo proveniente de Dharamsala que continúe su camino.

La semana pasada, un grupo de unas 100 personas fue detenido por orden del Gobierno central, pero un segundo grupo, que comenzó su marcha desde donde el primer grupo había sido detenido, fue autorizado a seguir.

Los manifestantes planean llegar a Tíbet vía Nueva Delhi, donde esperan coincidir con la llegada de la antorcha olímpica cuando ésta pasa por la capital india.

"Hay un claro cambio de humor en la policía india", dijo Tenzin Palkyi, una de los aproximadamente 50 manifestantes tibetanos, hablando por teléfono mientras su grupo atravesaba el estado de Punjab. Agregó que la policía les proveyó de agua y les vigilaba el campamento.

HUELGA DE HAMBRE

En Nueva Delhi, todos los miembros del parlamento tibetano en el exilio comenzaron una huelga de hambre de un día para concienciar acerca de su lucha. Los parlamentarios se sentaron en una plataforma de madera y decenas de monjes en las aceras.

Los monjes sostenían carteles con fotos de lo que, dicen, son tanques chinos y vehículos blindados en diferentes pueblos tibetanos.

Nueva Delhi está en un delicado equilibrio con su enorme vecino, con quien intenta estrechar su diplomacia y sus acuerdos económicos, tras décadas de rivalidad, que incluyen una pequeña guerra en 1962.

Un factor que irrita a China es que India le brinda refugio al Dalai Lama en Dharamsala, escena de protestas diarias la semana pasada.