Entradas más populares

martes, 26 de febrero de 2008

PARIS FASHION WEEK

PARIS FASHION WEEK
El'etnochic' de influjos orientales y el estilo 'rockero' de Christophe Decanin para la legendaria 'maison' Balmain han inaugurado la Semana de la Moda de París. Hasta el próximo viernes, casi un centenar de firmas mostrarán en la capital francesa sus propuestas para el otoño-invierno 2008/09.
De Oriente llegan los diseñadores Manish Arora, Frankie Xiey y Rajesh Pratap Singh. Nombres de gurús espirituales que responden a la estética multicultural y visionaria de las prendas que han mostrado sobre la pasarela. El indio Manish Arora transforma a la mujer en una guerrera del futuro que viste armaduras estructuradas con grandes hombreras, en anticipo de un porvenir marcial y medieval. El oro, la plata, el cristal Swarovski y los bordados samurái -gracias a la colaboración entre el diseñador y el artista japonés Keiichi Tanaami- se mezclan con referencias de la cultura popular, como Mickey Mouse, en un pastiche en el que futuro y pasado conviven sin problema.
El coreano Lie Sang Bong, toda una celebridad al otro lado del globo, se inspira en los vistosos maquillajes de su compatriota, la popular cantante Kimera. La intérprete afincada en la Costa del Sol lució "encantada" el traje de novia diseñado expresamente para ella por el modisto. Fue el broche final de una colección de formas redondeadas en negro, rojo y violeta. Una "sinfonía de volúmenes", tal y como la describió el propio Sang Bong, estructurada en varios tiempos, "como una ópera rock".
De China procede el saber hacer de Frankie Xie, creador de la firma Jefen, que imagina una mujer "segura de sí misma, 'chic' y equilibrada", adicta a las minifaldas plisadas, a los pantalones ajustados pero comedidos, a los vestidos túnica cortos de cuero gris y a las texturas brillantes, irisadas y acharoladas. La vecina India se estrenó en las exigentes pasarelas de París con la visión que del 'prêt-à-porter' tiene Rajesh Pratap Singh. El cuero negro y los bordados configuran las dos columnas vertebrales de su colección, totalmente Occidental.
Balmain, la nueva firma fetiche
Minivestidos joya y claras influencias 'rock' caracterizaron la colección de Balmain, una oda al estilo andrógino y 'ultracool' de la líder de The Pretendrers, la gran Chrissie Hynde.
Flecos, botines, escotes asimétricos y estampados 'graffiti' dominan las propuestas con las que Christophe Decarnin, director creativo de Balmain, justifica por completo la creciente atracción hacia su firma de iconos estéticos como Kate Moss, Audrey Tatou o Lindsay Lohan.
Las alabanzas por parte de las 'papisas' del 'fashion system' no se han hecho esperar. Carine Roitfeld, editora de la edición francesa de Vogue, ha calificado el trabajo de Decarnin como "un desfile para las chicas de esta generación. Este será uno de sus 'shows' de referencia. Se nota en el ambiente".
En la colección de Decarnin, además de 'hits' dedicados a las más 'fashionistas', hubo espacio para los trajes sastre de impecable factura que son los que, hasta el momento, aseguran la clientela de la 'maison' Balmain. Tal y como afirmaba pragmática a pie de pasarela Hilary Alexander, la veterana editora de moda del diario británico 'The Daily Telegraph', "las adolescentes que atesoran piernas de infarto no tienen dinero suficiente para comprar esto, así que los diseñadores tienen que dirigirse a las profesionales de 30, 40 y 50 años que poseen solvencia". ¿Quién dijo que la moda es tan sólo una fábrica de sueños?
En la onda de Balmain, la vanguardia de las propuestas de Rick Owens. El diseñador estadounidense apuesta por el juego de texturas y volúmenes en negro con presencia de las pieles en prendas de aspecto artesanal.