Entradas más populares

miércoles, 20 de febrero de 2008

LA RIQUEZA NO SIEMPRE ES SALUD



Estudio revela que la "riqueza no siempre es salud"

De acuerdo a la ONG Save the Children, 10 millones de niños todavía mueren cada año antes de cumplir los cinco años, y 99% de ellos pertenece al mundo en desarrollo
El crecimiento económico no se traduce necesariamente en la disminución de la mortalidad infantil, sugiere una investigación.
De acuerdo a la ONG Save the Children, 10 millones de niños todavía mueren cada año antes de cumplir los cinco años, y 99% de ellos pertenece al mundo en desarrollo.
Este estudio revela que algunos países no han traducido aún la riqueza en mejoras sociales.
La supervivencia es demasiado a menudo una "lotería", dice David Mepham, de la institución caritativa.
Mepham agrega que los países más pobres aún pueden reducir la mortalidad infantil siguiendo políticas simples pero, hasta el momento, "la posibilidad de un niño de llegar a su quinto cumpleaños depende del país o de la comunidad en la que nació".
Hay pocos países en el mundo donde se pueda observar el gran contraste que existe en Angola, entre la riqueza de la costa petrolera de la capital Luanda y el interior devastado por la guerra.
Angola está en el último lugar en las estadísticas sobre "Riqueza y Supervivencia" del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD).
Según PNUD, más de la mitad de los bebés que mueren en Angola podrían ser salvados si el país repartiera su riqueza más equitativamente.
Paradoja india
Algunos de los países más pobres, como Nepal, Malawi, Tanzania y Bangladesh, están entre los 10 primeros de la lista de la ONU que redujeron la mortalidad infantil.
Sin embargo, India, la economía de más rápido crecimiento del sudeste asiático, está por detrás de países vecinos mucho más pobres.
Algunos estados de India, incluyendo Orissa, Rajasthan y Bihar, tienen tasas de mortalidad materno-infantil que se encuentran entre las peores del mundo.
En Orissa, los residentes pueden tardar días en conseguir asistencia médica.
El doctor Baharudat Mishra dice que, si bien el gobierno da un bono a los médicos para trabajar en las regiones periféricas, no es suficiente para atraer a muchos profesionales, sobre todo si se lo compara con los salarios que se pueden ganar en el sector de nuevas tecnologías.
Pero los funcionarios gubernamentales en Orissa culpan de la situación a las costumbres y prácticas ancestrales del pueblo, tales como hacer pasar hambre a los recién nacidos o bañarlos con agua fría.
Los funcionarios de Salud agregan que, allí donde pudieron dar entrenamiento sobre partos tradicionales, se observó que más niños y madres sobrevivían.
Sin mejoras sustanciales, el mundo no podrá alcanzar uno de los Objetivos clave para el Desarrollo del Milenio, que es mejorar la tasa de mortandad para 2015.