Entradas más populares

jueves, 21 de febrero de 2008

INMIGRANTES EN ESPAÑA


PIDEN QUE LES ENVÍEN A LA PENÍNSULA
Un centenar de asiáticos, en huelga de hambre frente a la Delegación del Gobierno en Melilla
Quieren saber cuál es su futuro tras dos años en el CETI y cuatro fuera de su país
Duermen en chabolas apartadas, para evitar ser detenidos y expulsados de noche

MELILLA.- Un centenar de inmigrantes asiáticos, procedentes de India y Bangladesh, han pasado la noche a la intemperie en la Plaza de España de Melilla, frente a la Delegación del Gobierno, donde suman su segundo día de huelga de hambre, para reivindicar que no sean expulsados y se les traslade a la Península.
El presidente de la Asociación Pro Derecho de la Infancia (Prodein) de Melilla, José Palazón, ha manifestado que "sus reivindicaciones son sencillas y claras: Quieren saber cuál es su situación y el futuro que les espera después de dos años de permanencia en el Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes (CETI) de la ciudad y cuatro años desde que salieron desde sus respectivos países".
Palazón aseguró que desde hace cinco meses estos ciudadanos de Bangladesh e India duermen fuera del CETI en chabolas que construyen en zonas apartadas "para evitar así ser detenidos y expulsados durante la noche". En este sentido, subrayó que "su situación física y anímica es de una precariedad absoluta y la situación se ha agravado estos últimos meses al ver que otros internos del CETI de diversas nacionalidades han sido trasladados a la Península con un salvoconducto, pero ninguno de Bangladesh e India".
El presidente de Prodein resaltó que "actualmente en el CETI de Melilla el 90% de los internos son de Bangladesh e India".
El responsable de la ONG recordó que a finales del 2007 se presentaron ante la Delegación del Gobierno 1.500 firmas de ciudadanos de Melilla "con el fin de facilitar una simple audiencia con el delegado del Gobierno para plantear sus aspiraciones, pero a día de hoy aún no ha habido respuesta alguna".
Por último señaló que "los internos en huelga de hambre sólo parecen querer hablar y no pierden la oportunidad de hacerlo con cualquier ciudadano que pase por las proximidades. El tema siempre es el mismo: te hablan de sus hijos que hace cuatro años que están esperando para llevar una vida mejor en sus países, de la desesperación de sus mujeres que tienen que trabajar para mal alimentarlos, del hambre, de la enfermedad, de la falta de libertades, de la gente que han visto morir durante el viaje... Un viaje en el que no han sido considerados seres humanos en ninguna de sus etapas....Tampoco en Melilla, territorio de la UE", apuntó finalmente José Palazón.