Entradas más populares

lunes, 25 de febrero de 2008

el gobierno admite su derrota
El partido de Musharraf reconoce su derrota pero no descarta un Gobierno de coalición

Un seguidor del ex primer ministro y líder de la Liga Musulmana-Nawaz (PML-N), Nawaz Sharif, dispara con una pistola delante de un retrato de Sharif mientras celebra los primeros datos no oficiales de las elecciones generales de Pakistán. El partido de la asesinada Benazir Bhutto se perfila como el ganador, pero sin lograr mayoría y seguido de cerca por la formación de Nawaz Sharif
Ambas formaciones podrían formar un gobierno de coalición, tal y como pactaron previamente
Sharif hace un llamamiento al resto de fuerzas para unirse y acabar con el régimen de Musharraf
Los partidos de la oposición de Pakistán se perfilan como los vencedores de las elecciones presidenciales celebradas en el país, tras el rechazo de los electores a dar un voto de confianza al actual presidente y ex jefe del Ejército, Pervez Musharraf. El partido presidencial ha reconocido su derrota pero mantiene abierta la posibilidad de formar parte de una futura coalición de gobierno.
Los primeros resultados -los oficiales se conocerán esta tarde- dan al partido de Bhutto, el Partido Popular de Pakistán (PPP), un total de 80 escaños en el Parlamento, mientras que la Liga Musulmana-N de Nawaz Sharif habría obtenido 64 de un total de 241 asientos. La Liga Musulmanda-Q habría logrado unos 37, mientras que el resto de partidos minoritarios se repartirían el resto de escaños.
Sharif ha instado hoy a las otras fuerzas políticas a unirse para acabar con el régimen de Pervez Musharraf. "Pido a todas las fuerzas políticas que se unan a nosotros para poner fin a la dictadura", ha declarado Sharif, a quien Musharraf expulsó del poder con un golpe de Estado en 1999, en rueda de prensa en Lahore transmitida en directo por la televisión privada Dawn.
Musharraf ya ha asegurado en varias ocasiones que aceptará los resultados y que trabajará con quien quiera que gane para construir la democracia en el país, que ha visto cómo se alternaban los gobiernos civiles y militares durante sus 60 años de historia.
Para algunos analistas, el factor decisivo que ha influido en la derrota de los aliados del presidente es la impopularidad de éste y el descontento por la inflación, la escasez de alimentos y los cortes de electricidad.
Posible pacto entre el PPP y Sharif
Con los datos de Geo y a falta de escrutar todavía 48 circunscripciones, los dos principales partidos de oposición reúnen ya el 50% de los escaños totales. El PPP y la Liga, presidida por Nawaz Sharif, acordaron la semana pasada una posible alianza para formar Gobierno.
Ante el mutismo de los principales líderes políticos en la noche de recuento de datos, el presidente Musharraf ha destacado que "las elecciones son la voz de la nación y todos, incluido yo mismo, debemos aceptar sus resultados", según la agencia estatal APP.
Las elecciones del lunes se han desarrollado en medio de grandes medidas de seguridad, con casi 400.000 soldados y policías desplegados por todo Pakistán. Según el ministerio del Interior, ocho personas han muerto en los esporádicos episodios de violencia registrados en varios puntos del país. El PPP denunció, no obstante, 15 muertos y un centenar de heridos sólo entre sus militantes.
Elecciones provinciales
Junto a las elecciones a la Asamblea Nacional, se celebraron también las de las cuatro provincias paquistaníes, Punjab, Sindh, Baluchistán y la NWFP (Provincia de la Frontera del Noroeste).
Los datos de Geo reflejan que la PML-N ha arrasado en el Punjab, pero no ha obtenido apoyos en las otras provincias. Sólo el PPP y la PML-Q han conseguido escaños en las cámaras de todo el país.
El PPP se ha impuesto en su feudo de Sindh, donde tradicionalmente ha compartido escaños con el Muttahida Quami Movement, un partido representante de los emigrantes llegados de la India tras la partición en 1947 que hasta ahora ha apoyado a la Liga de Musharraf.
Tras conocerse los primeros resultados, el líder de la MQM, Altaf Hussein, que vive en el exilio en Londres, se ha mostrado inmediatamente dispuesto a negociar tanto con el PPP como con Sharif.
Además de un previsible cambio de Gobierno en Sindh, los resultados de los comicios reflejan un esperanzador relevo también en la NWFP, hasta ahora gobernada por la alianza de partidos religiosos Muttahida Majlis-e-Amal (MMA).
Un grupo pastún y laico, el Partido Nacional Awami (ANP), ha resucitado tras quedar barrido del Parlamento central en 2002 y se perfila como la cuarta o quinta fuerza en la Asamblea Nacional, además de la mayoritaria en la asamblea de la NWFP.
La ANP ha sido, junto al PPP, uno de los partidos que más atentados ha sufrido durante la campaña para estas elecciones, y también han sido ambos los más votados en la NWFP, donde varios partidos religiosos boicotearon los comicios.
Según la Comisión Electoral, tras el cómputo de 57 de los 99 escaños de la NWFP, la ANP obtenía 21, el PPP 13 y el MMA 7.