Entradas más populares

lunes, 14 de enero de 2008

OCCIDENTE ACICATEA A LA INDIA...


No tendrán éxito intenciones occidentales de “acicatear a la India para contener a China”
El primer ministro de la India, Manmohan Singh, realizará una visita oficial a China del 13 al 15 de enero, 2008, de acuerdo con un programa deliberado de antemano. La visita ha demostrado que la India comparte los mismos intereses con China en la estabilidad del Sur Asiático. De acuerdo con los medios hindués, se espera que en su actual visita, a que el gobierno hindú presta mucha importancia, Singh va abordar junto con los líderes chinos las relaciones de cooperación estratégica bilateral, economía y comercio, energía, situación de Pakistán y otros temas de interés común.. “La actual visita resultará exitosa. Posiblemente serían demasiado altas las expectativas de que aparezca de manera dramática el punto de viraje para la resolución de los problemas pendientes durante largo tiempo”, dijo el canciller hidú, Pranab Mukherjee, a los medios locales el 4 de enero. “Sin embargo, estamos trabajando hacia una dirección correcta. Hemos prograsado rápidamente en algunos aspectos, y lentamente e incluso de manera estancada en otros”, agregó.Los analistas chinos sostienen que China y la India, Grandes países en vías de desarrollo, harán progresos en el tema sobre el mantenimiento de la estabilidad de sus periferias favorable para el continuo desarrollo de ambos países. Como cercanos vecinos de Pakistán, ambas naciones deben tratar de manera adecuada el problema de la situación del importante país surasiático, afectado por muy complicados factores internos y externos y ejerciendo una influencia sobre la estabilidad del Sur Asiático incluso de Asia Central y sobre el ambiente de desarrollo pacífico asiático. Desde hace tiempo, los medios occidentales se han informado de la India y China de manera tendenciosa, alabando o despreciando a uno de los dos de vez en cuanto, con el fin de contraponerlos y exagerar las contradicciones existentes entre ellos en diversos terrenos, tales como en la influencia global, en los energéticos e incluso en los recursos hidráulicos. La inclinación de los medios occidentales en las relaciones sino-hinués tiene su procedencia de las políticas de los países occidentales para ambos países. Por ejemplo, algunos analistas estadounidenses desean convertir a la India en su aliada para oponerse a China. La canciller alemana Angela Merkel intenta sustituir a China por la India y establecer una alianza del concepto del precio con ella a fin de enfrentarse a China. En cuanto a un grupo de políticos japoneses, se le ocurre la idea de establecer una frente de prosperidad para contener a China.Los políticos clarividentes hindúes se han mantenido en su actitud sensata ante la propaganda demagoga occidental. En diciembre pasado, los militares de ambos países realizaron las maniobras conjuntas antiterroristas en diciembre pasado en la provincia suroccidental china de Yunnan. Se trata de los primeros ejercicios conjuntos de esta índole, que han demostrado los indicios de que no existen conflictos en los intereses estratégicos de ambas partes, y que no es fácil el sembrar discordias entre ellas. Los dos grandes países en vías de desarrollo son mercados de valor estratégico el uno para el otro en bien del ulterior desarrollo de su economía. Ante el rápido desarrollo de las relaciones económica y comercial, con el volumen comercial total que superará los 40.000 millones de dólares, los líderes de ambos países abrigarán seguramente la actitud de apreio de esta excelente situación. El mantenimiento y promoción de la actual situación internacional, sobre todo la del Sur Asiático, se conciernen con los intereses comunes de China y la India. Las relaciones con Pakistán suempre han sido el tercer factor que afecta las relaciones entre los tres países. Para China y la India el desarrollo de sus relaciones no afectará el mantenimientos de sus relaciones con Pakistán.El premier hindú ha declarado abordar las relaciones de su país con Pakistán en sus conversaciones con los líderes chinos. Esto constituye un indicio de que la India no intenta tomar acciones desfavorables para la situación del Sur Asiático en la actualidad en que la situación pakistaní está inestables. Esto también pronostica que no tentrán éxito las intenciones de algunas fuerzas occidentales de aprovecharse de la actual situación inestable en Pakistán para provocar disturbios en las periferias de China y atarle de pies y manos para impedir su ulterior desarrollo. (Pueblo en Línea)