Entradas más populares

viernes, 4 de enero de 2008

EMPRESAS PUNJABIS EN URUGUAY



Fusiones y adquisiciones 2007
Agroquímicos y frigoríficos, los preferidos por los grupos extranjeros. Los líderes en producción primaria invirtieron en acopios mientras que otras ingresaron al procesamiento. Las transacciones ascienden en total a más de u$s 550 millones. Las operaciones en el sector frigorífico fueron las más resonantes del año. Esta semana anunció la compra de la empresa argentina Mirab, por la que pagó u$s36 millones para producción de "jerky beef".
El sector agropecuario argentino fue parte de la ola de las adquisiciones y fusiones de compañías durante el 2007. Como un reflejo de la recuperación económica del país, Infocampo detalló en sus diversas ediciones estas transacciones millonarias.
Las operaciones en el sector frigorífico fueron las más resonantes del año. Marfrig, la segunda industria adquirió el 70,51% del capital accionario de Quickfood, por lo que desembolsó u$s140,87 millones. Antes ya había comprado el frigorífico Estancias del Sur, en Córdoba, Argentina Breeders & Packer (AB&P), en Hughes (Santa Fe) y Best Beeef en Vivoratá (Buenos Aires). En esta gigante operación Marfrig también se quedó con el 100% del Establecimiento Colonia (Uruguay), que también era propiedad de la familia Bameule, fundadores de Quickfood. De esta manera, el total de sus plantas representaron en 2006 el 5% de la faena nacional (675.000 cabezas). La primera inversión del 2008 también tuvo a Marfrig como protagonista.
Esta semana anunció la compra de la empresa argentina Mirab, por la que pagó u$s36 millones. La compañía se dedica exclusivamente a la elaboración de "jerky beef", carne cocida que se comercializa en palillos y es consumida en el exterior, por lo que el 100% de su producción es con destino a la exportación.
Por su parte, JBS-Friboi que tiene desde 2005 las dos plantas de Swift, y en 2006 compró mediante remate judicial las dos plantas de Cepa.
Por la de Venado Tuerto (Santa en producción primaria invirtieron en acopios mientras que otras ingresaron al procesamiento Fe) pagó u$s15,75 millones y por la de Pontevedra (Buenos Aires) u$s27 millones. Compró en 2007 el frigorífico cordobés de la localidad de Colonia Caroya, Col-Car, por un monto de u$s20,25 millones y Consignaciones Rurales de Berazategui por u$s17 millones. Así es que, según fuentes de la compañía el grupo brasileño consiguió representar más del 8% de la fanea nacional.
Siguiendo con el raconto, la gigante alimenticia Molinos Río de la Plata arrancó el 2007 envuelta en rumores de venta. Una de las empresas que era número puesto para su adquisición era el grupo suizo Glencore, que tiene participación en la Argentina en las firmas O l e a g i n o s a s M o r e n o, Lartirigoyen y Cía., además de Molinos Libres SA. Sin embargo, la historia fue otra: en los dos últimos meses del año Molinos Río de la Plata estuvo activo en la compra de otras firmas.
En primer lugar y paradójicamente le compró a Glencore la fábrica de pastas secas Manera, que tiene su planta industrial en Bahía Blanca. Por esta operación desembolsó u$s14,5 millones. Semanas después compró Grupo Estrella, compañía que participa en el mercado de alimentos con la marca de arroz Gallo, Cruz de Malta, café Arlistán, además del algodón Estrella. Para quedarse con el 78,94% del capital accionario Molinos tuvo que invertir u$s31 millones. Estas dos adquisiciones por p a r t e de Molinos se pueden leer de la siguiente manera: en los últimos años la mayor parte de su facturación dependía de las exportaciones de commodities mientras que las ventas de productos industrializados con marca, si bien ocupaban un lugar importante, estaban perdiendo terreno. Entonces, para los próximos años se puede esperar que Molinos siga invirtiendo para no perder su liderazgo en la industrialización de alimentos y posterior exportación.
En el sector de alimentos otra firma que intenta posicionarse como procesadora es AdecoAgro.
En 2007 realizó un joint venture con la principal cooperativa lechera de Canadá, Agropur. El proyecto es construir en 2008 una planta láctea en Santa Fe.
Con una inversión estimada en u$s40 millones Adeco apunta a procesar 1,5 millón de litros de leche por día. La firma quiere ingresar en el negocio de leche en polvo para exportación, quesos y, por supuesto, leche fluida. En 2007 Adeco ya había adquirido la empresa La Lácteo con la cual está llevando adelante un ambicioso proyecto con el que apunta a tener 45.000 vacas en ordeñe en los próximos años. La compañía, donde participa el magnate húngaro-estadounidense, George Soros, ya es fuerte en agricultura, produciendo en 250.000 hectáreas propias distribuidas entre Argentina, Brasil y Uruguay.
También ocupa un importante lugar en la producción de caña de azúcar, etanol y azúcar en Brasil. En 2007 la firma continuó su expansión en el país cuando tomó el control del grupo Pilagá, empresa agropecuaria y una de las principales productoras de arroz, dueña de la marca Molinos Ala. Esta firma poseía 94.000 hectáreas distribuidas en seis campos de las provincias de Formosa, Corrientes, Santa Fe, Entre Ríos y Buenos Aires, además de dos molinos arroceros.
En el segmento acopio las empresas líderes en producción de la Argentina dijeron presente. En primer lugar, el Grupo Los Grobo compró Uzandizaga Perrone Juliarena SA (UPJ), firma tradicional radicada en la localidad de Tandil (Buenos Aires), que posee una capacidad instalada de 60.000 toneladas, que mueve al año unas 240.000 toneladas y que factura u$s35 millones al año.
En 2007 la empresa de Carlos Casares también adquirió una planta con capacidad de acopio de 10.000 toneladas en la localidad de General Villegas, en el oeste de la provincia de Buenos Aires. Otro proyecto que está llevando adelante es la construcción de una planta en la localidad de Río IV, Córdoba. Ésta tendría una capacidad de almacenaje de 20.000 toneladas en una primera etapa, pero con vistas a ampliarse al mediano plazo.
En tanto, Lartirigoyen y Cía., liderada por Ignacio Lartirigoyen y que es parte del grupo suizo Glencore, también invirtió en la compra de Agroganadera Don Enrique, empresa localizada en Uriburu, La Pampa, que posee nueve plantas de acopio con una capacidad de almacenaje de 60.000 toneladas.
En el sector de agroquímicos, la extranjerización también se hizo presente. A mediados de 2007 la compañía india Punjab Chemicals compró Síntesis Química, que posee una planta en la localidad bonaerense de Florencio Varela, donde fabrica especialidades químicas para la industria y productos biológicos para la agricultura. Síntesis Química también tiene otra planta en la ciudad de Rosario que estaba inactiva, y dentro de los planes de Punjab Chemicals está su reactivación.
La firma argentina facturó en 2006 $45 millones y exporta el 30% de su producción a Brasil, Estados Unidos, India y la Unión Europea. En la misma línea a fines de 2007 se confirmó que un fondo norteamericano había comprado la firma Ipesa, que se dedica a la producción y sintetización de agroquímicos y que en 2006 facturó $57 millones.
Este sector se convirtió en los últimos años en una tentadora opción para los inversores del exterior. En 2005 el grupo indio United Phosphorus Limited (UPL) había adquirido el 100% de Reposo, firma local formuladota y comercializadora que posee una planta de producción en la localidad de Abbott, Buenos Aires.
Por esta operación UPL desembolsó u$s11 millones.
En 2006 el mismo grupo indio compró el semillero Advanta que factura unos u$s8 millones al año y se destaca en el segmento de híbridos de girasol y de sorgos graníferos. En 2007 UPL también se quedó con la compañía nacional Icona que opera con productos genéricos como el glifosato, clorpirifós o productos hormiguicidas.
Por su parte la empresa de agroquímicos Atanor desembolsó u$s7 millones en la adquisición de la mina de sal Restauración de 5.400 hectáreas ubicada en la salina La Colorada Grande (La Pampa). Esta inversión se realizó para el abastecimiento de la materia prima para la fabricación de glifosato y atrazina. Atanor concretó esta compra en sociedad con Timbo SA, conocida por su marca Celusal.
Cada una de las partes posee el 50% de la salina.
En el sector semillero la empresa de capitales nacionales Areco Semillas adquirió a fines de 2007 el Maitén Agro, empresa distribuidora de insumos y servicios técnicos que tiene sede en la localidad de Daireaux, provincia de Buenos Aires. Esta es además distribuidora de productos Monsanto y factura unos u$s12 millones al año.
En el resumen de las fusiones y adquisiciones más relevantes de 2007 el sector molinero local está ausente. A pesar de las ventajas de la producción de harina local y con los diferenciales para la exportación del producto todavía no llegaron inversiones del exterior, sobre todo del Brasil, principal importador de harina.
Yanina Otero