Entradas más populares

viernes, 11 de enero de 2008

ATENTADO EN PAKISTAN


Atentado deja 26 muertos en Pakistán
El presidente de ese país condenó el ataque y aseguró que mantendrá su lucha contra este tipo de actitudes extremistas. Murieron 22 policías y otros tantos están gravemente heridos.
Un nuevo atentado en Pakistán, en la jornada de ayer, dejó un saldo de al menos 26 muertos. Un atacante suicida se inmoló en la entrada de un tribunal, en un acto extremista que agrava la crisis que sufre ese país tras el asesinato de Benazir Bhutto y a un mes de realizarse las elecciones legislativas. El ataque, perpetrado frente a la Alta Corte de Lahore en la provincia paquistaní de Punjab, ocurrió minutos antes de una manifestación contra el gobierno y en medio de una serie de tentativas similares contra políticos y fuerzas de seguridad. La policía había sido desplegada frente a la corte en preparación para una marcha de protesta de abogados que tenía previsto iniciarse 15 minutos antes del suceso. El hecho ocurrió en momentos en que policías británicos visitaban laboratorios forenses en Lahore, capital de la provincia de Punjab, para extraer evidencia sobre el asesinato de la ex primera ministra Bhutto, ocurrido hace dos semanas. El portavoz del Ministerio del Interior, Javed Iqbal Cheema, dijo que el atacante, que viajaba en una motocicleta, detonó la carga explosiva de aproximadamente 14 kilogramos que portaba cuando los policías intentaron detenerlo. Según Cheema, 22 policías murieron en el ataque, seis están gravemente heridos y otros 35 tienen heridas menores, por lo que la cifra de fallecidos puede aumentar. La explosión, que destruyó varias ventanas del edificio de la Corte, esparció metralla y esquirlas en un radio de 100 metros e hizo explotar decenas de bombas lacrimógenas que portaban los policías atacados, lo que impidió acercarse a los heridos en los primeros momentos. Todavía ninguna organización se atribuyó el ataque, pero todas las sospechas recayeron en grupos inspirados o vinculados con la red islamista Al Qaeda o el movimiento integrista afgano talibán, ambos instalados en ese país. El presidente Pervez Musharraf condenó el ataque y reiteró su firme determinación de "continuar la lucha contra el terrorismo y el extremismo y no ser desalentado por tales actos", según informó la agencia paquistaní AAP. El ataque suicida se produjo un día antes de que comience el mes sagrado musulmán del Muharram, período durante el cual 36 localidades de cuatro provincias paquistaníes -que fueron declaradas en riesgo de violencia- verán redoblada la vigilancia sobre ellas.